la Fundicion

Teatro

El teatro joven de Dos Lunas en la Fundición

El teatro es mucho más que textos e interpretación. Es escenografía, música, ilusionismo, danza, pero sobre todo es su gente. El don más preciado para un artista en el teatro es quizás su capacidad para conectar con un público que te rodea, te observa, te oye y te huele. Enfrentarse a tamaño reto no es fácil ni para los actores más consagrados, imaginémonos lo que puede suponer para un joven aprendiz. Por este motivo el ciclo de representaciones que organiza este mes La Fundición en colaboración con Dos Lunas Teatroserá una ocasión aun más especial para sus protagonistas: los alumnos de la compañía.

Por Thomas Esposito -

Teatro

‘No hay bar que por bien no venga’, en La Fundición

No hay Bar Que Por Bien No Venga«. En esta invitación está condensada el alma de la compañía El Calvo Invita y el espíritu de su obra «No hay bar que por bien no venga», en la Sala La Fundición desde este jueves 23 y hasta este domingo 26. En la obra viviremos un cúmulo de situaciones e historias absurdas narradas por tres vándalos urbanos sin verguenza. Podréis así conocer la verdadera historia del Rey Arturo y la leyenda nipona de las cenizas del Dragón quemado y observar las absurdas peripecias de tres peculiares acróbatas rusos.

Por Iram Martinez -

Escena

‘Insomnio’ en La Fundición

La Sala La Fundición vuelve a programar la obra ‘Insomnio’ (Ne me quitte pas el sueño) de la compañía bricAbrac. En esta obra vuelve la protagonista de su primer espectáculo: Irenita, ahora con 30 años de edad.

Por Iram Martinez -

Danza

Ahora! Danza 2011

Este martes 18 de enero vuelve el ciclo Ahora! Danza a la Fundición. Ahora! Danza es una ventana a las nuevas tendencias en danza contemporánea que propone espectáculos destinados a…

Por Iram Martinez -

Teatro

Cienciación de vivir en La Fundición

Iram Martínez / revistawego@gmail.com El Calvo Invita, estrena hoy en  la Fundición (C/Habana 18, Puerta de Jerez) su tercer espectáculo «Cienciación de vivir», después del éxito conseguido con «De bar…

Por Iram Martinez -