editorial lumen

Libros

Qué bonito el campo

Por-si-se-va-la-luz-Lara-moreno-portada

Y mira que lo decía Sr. Chinarro: “Campo, qué bonito el campo, vamos con los niños y con las mamás”. Pero no. No parece tan fácil dejarlo todo, coger la chistera y marcharse. Es enorme nuestra incapacidad para resumirnos en el maletero de un coche y tirar millas. No obstante, según pasan las páginas de Por si se va la luz vemos que esa indecisión resulta ser un buen carburante para alejarnos. Al final es manifiesto que lejos de casa hay un desfase entre quienes somos y quienes creíamos ser.

Por Diego A. Vicente -