critica nunca es tarde

Escena

En la autoparodia está la salvación

No hay mejor receta para redimirte de tus pecados, para limpiarte por dentro y para llegar a las neuronas que provocan la carcajada en los demás. Ángel Martín y Ricardo Castella efectúan en Nunca es tarde un ejercicio de autoparodia tan caótico como calculado, una maniobra suicida que les da más vida que nunca. Estamos delante de una pareja cómica que, en estos tiempos en que la risa se hace más esquiva que nunca, presenta sus credenciales como bufones oficiales del reino de la España boba, la España anestesiada por la telebasura y los famosos de usar y tirar.

(Lee la crítica y mira un vídeo del espectáculo)

Por J.M. Campos -