Capitán Cobarde en Sala La Calle, “La noche del cuentacuentos”

Por Lorena Lucenilla

La noche del cuentacuentos”, escrita y dirigida por Alberto Romero Nieto.
Vengo a contaros la historia de cómo un humilde sevillano del barrio de Bellavista tuvo una vez un sueño: vivir de la música, su mayor pasión.

A priori suena a historia típica, ¿verdad? Pero el caso de Alberto Romero es sintomático. Es el caso de un artista que sigue sabiendo llegar al corazón de su público, llamándose Albertucho, Pepito el de los palotes o Capitán Cobarde, como le conocen ahora en su tierra natal y fuera de ella.

Lorena Lucenilla – Live Music Photography

Alberto se definía en una entrevista para esta misma revista unos días atrás como una especie de “cuentacuentos” y a su público como “gente a la que le gusta la música y escuchar historias”. Efectivamente, la noche del 23 de diciembre asistimos a un espectáculo de cuentacuentos en el que los protagonistas no eran siquiera los músicos, era el público.

El Capitán Cobarde subió al escenario de la Sala La Calle acompañado de su banda, o más bien su familia (al menos eso se percibe desde fuera) para deleitarnos con más de dos horas de música, risas y cerveza, que no nos falte nunca en Sevilla, por favor.

Atención, han sonado las primeras notas de “Superhéroe” y los “capitanes” no dejan de gritar el nombre de Alberto, el “¡qué grande eres, jodío!” de la chica que tenía a mi lado al empezar el concierto todavía no se me va de la cabeza. “He visto un rostro”, “El Marinero”, “La gata” y así hasta “Descuida” y “Capitán Cobarde”, la encargada de cerrar una noche mágica en la que Alberto se rodeó de su familia y sus amigos, de gente tan grande como Pepe Frías (Pájaro, El Canijo de Jerez) o Astola, de quien solo podemos contaros maravillas.

No todos los días hace uno un sold out en la ciudad que te ha visto crecer, así que no conforme con eso, tendremos más Capitán Cobarde en la Sala La Calle en el próximo mes de abril, así que te recomiendo que pilles la entrada lo antes posible porque tiene pinta de que van a volver a volar.

Mis profesores siempre me recomendaban acabar los ensayos o críticas con una cita, a mi esta me parece idónea: Albertucho ha evolucionado desde 2003 hasta ahora simplemente con el corazón” y amigos, cuando las cosas se hacen con el corazón, eso se nota.