Alfonso del Valle y su 8.0 llenan el Alameda

Por Marina Montes

alfonso-portada

Anoche no hubo sonido de vasos, ni olor a Cruzcampo ni salidas furtivas para fumar un cigarro rápido. El ambiente familiar de los bares se cambió por la solemnidad de un teatro que no impidió que las palmas, los vítores y la cercanía llenasen el ambiente en apenas unos minutos. Alfonso del Valle se subió al escenario del Teatro Alameda para presentar 8.0, su nuevo trabajo discográfico, y el público sevillano respondió cálidamente. Los aficionados de siempre y nuevas caras no dudaron en llenar el teatro en el corazón de la ciudad para dar un cálido abrazo a este cantautor que regaló su primera puesta en escena al público que quiso acudir al escenario.

Los nervios por la respuesta del público se disolvieron rápidamente y Alfonso del Valle salió al escenario acompañado de los músicos con los que había grabado este disco. 8.0 se fraguó a caballo entre el estudio y el escenario. El primer disco se grabó el pasado 27 de noviembre en el Teatro Duque – La Imperdible y contó con la presencia de grandes músicos que anoche volvieron a subirse en el escenario. Precisamente, recreando este momento, el concierto comenzó con La gravedad y terminó con La bajeza, canciones que abren y cierran este disco.

Colaboraciones y amigos

Durante la noche, Alfonso del Valle estuvo arropado por cantautores que interpretaron sus canciones, a dúo o en solitario. Varias generaciones de cantautores de Sevilla subieron ayer al escenario demostrando que la canción de autor todavía tiene mucho que decir en nuestra sociedad. Kim, Lena Carrilero, Fran Mariscal, Rubén Colete, Sol Ruí, Chipi de La Canalla y Chiqui Calderón fueron algunas de las voces que dieron vida a las letras canallas, comprometidas y siempre irónicas con las que Alfonso del Valle se presentó anoche ante el público sevillano.

Durante toda la noche, el cantautor sevillano estuvo rodeado de grandes músicos: el batería Marcos Gamero, Jaime Serranilla al contrabajo y Fran Mariscal e Iván Naranjo al saxofón y la trompeta respectivamente. Dani de Lemus lo acompañó con la guitarra eléctrica, como hace desde hace varios años, y en la guitarra acústica contó con el acompañamiento del joven cantautor Álvaro Ruiz, que recientemente se proclamó ganador en el certamen Abril para Vivir. Un grupo de músicos que hizo suyos los acordes y armonías de las canciones de Alfonso del Valle y demostró, una vez más, que la canción de autor puede llegar a ser tan divertida como el público esté dispuesto a disfrutar.

Y anoche se disfrutó muchísimo en el Teatro Alameda, con un concierto dividido en dos grandes bloques: el de las “canciones sensibleras”, donde la mayor parte fueron colaboraciones, y el de las “canciones para follar”, mucho más divertidas, alegres y donde el público se volcó con el cantautor animando con palmas y tarareando los estribillos. Uno de los momentos más participativos de la noche, con el público totalmente entregado, llegó de la mano de la canción  Mu raro interpretada a capella y acompañado sólo por los palillos del público y Álvaro Ruiz convertido en un contrabajo humano de lo más divertido.

Alfonso del Valle nos inundó anoche con sus letras reivindicativas y divertidas, que recorrieron desde el 15-M hasta la crítica más ácida al status social que separa a los ciudadanos, acompañados de grandes instrumentos o de una solitaria guitarra. Y es que cuando las letras son buenas y salen desde el corazón y el compromiso, da igual que el cantautor tenga detrás una gran banda o esté solo en el escenario: siempre acaban tocando al público.