Perro y Trepàt, el nuevo rock oriental

Por Paco Vallellano

trepat-malandar-iram-martinezFotografías de Iram Martínez / Meridiana presentaba el pasado sábado en la sala Malandar un interesante doble cartel con dos nuevos nombres de la escena nacional, Perro y Trepàt, dos grupos con propuestas musicales distintas pero con algunas cosas en común: letras en español, la juventud de sus integrantes, que los dos grupos presentaban su primer disco largo; en el caso de Perro tienen un EP anterior Singles Brasileñas y en el de Trepàt su debut La Fiesta Oscura ha sido editado en este mes de marzo; y por último la proximidad geográfica; Perro vienen de Murcia y Trepàt son granadinos.

Trepàt presentando La Fiesta Oscura en la Sala Malandar de Sevilla

Con más de media entrada en la sala, buen aforo si tenemos en cuenta la coincidencia en el mismo fin de semana con conciertos en la ciudad, digamos, más masivos, salían al escenario Trepàt. El grupo granadino presentaba su primer disco La Fiesta Oscura, otro artefacto producido por Raúl Pérez en La Mina y recién editado en estos días. Trepàt son cuatro chicas y un chico -la voz solista,- y  a pesar de su juventud lo tienen claro en cuanto a su estilo, en este caso un after punk que bebe de la fuente inagotable de Joy Division y de la traslación de ese sonido a los bandas españolas de la movida, como Parálisis Permanente.

Comenzaron con el mantra psicodélico de La Aurora, donde muestran la influencia de los discos flamencos de los Planetas y su adscripción al sonido flamenco rock psicodélico de Granada inspirado por el desaparecido Enrique Morente, lo que resulta más evidente aún en temas como El Cazador, Boabdil y Miles de Estrellas, donde incluso contaron con la ayuda de un cantaor arrancándose por algún cante antiguo a la manera de lo que hizo el propio Morente con los Planetas.

Siguen con Nómadas, un tema instrumental para acelerar y hacer una concesión a la muchachada con Ruperto ¡sal a bailar!, un hit sincopado con sintetizador y oboe. En la senda de su particular after punk aflamencado tocan también El Cazador, La Cueva, el tema instrumental Boabdil para terminar con Miles de Estrellas este tramo más “jondo” del concierto.

Después de tanta oscuridad abren un poco la ventana con Transmediterránea, un tema más pop, luego atacan Metrópolis, su canción más redonda y que abre su disco, apta para bailar, en la onda de bandas de actuales del género como Editors o Foals. Anunciaron que han grabado un video para Martirio, esta vez sí, tema muy Parálisis Permanente, sobre todo en voz y guitarras. Se despidieron con el efectivo Kalashnikov, su contribución a la moda de las canciones con recitado que tanto gusta y que ninguna banda indie que se precie debería renunciar a componer alguna vez.

Perro en la Sala Malandar de Sevilla

Con ellos llegó la diversión, desde Murcia llegaban Perro, una de la pequeñas revelaciones de esta temporada del indie patrio, cuatro buenos zagales como ellos mismos se definieron, que salieron al escenario con dos baterías, guitarras, bajo y sintetizador. En la onda de bandas coetáneas como Nueva Vulcano y Betunizer pero con un toque más pop y festivo. Perro retoman y actualizan el indie rock americano perpetrado en los añorados noventa por un puñado de bandas que en su mayoría no tuvieron éxito masivo; léase Guided by Voices, Superchunk, Jimmy Eat World, los primeros discos de Yo la Tengo e incluso bandas anteriores como los Replacements, todo esto sazonado con un desparpajo y guasa en vivo propios de su edad y su procedencia murcianica.

Venían a presentar su disco Tiene Bacalao, Tiene Melodía que ha tenido buena repercusión en los medios nacionales, y que tocaron entero o casi, junto con un par de temas de Singles Brasileñas, su primer EP. Pildorazos vitaminados de noise pop como Catán, Larry no Come, Chino Tío, Camiseta o su hit La Reina de Inglaterra, se intercalaban con temas de estructura más abierta tales como Viva el Porras, Marlotina o El Ecco y Equiseto, en la onda del pop bailable de Vampire Weekend y similares, y con letras no del todo banales, con bacalao.

Hasta hubo momento de peticiones del oyente, unas chicas guiris les pasan una nota pidiéndoles ¡una de los Beatles!, ellos amablemente no atendieron la petición sino que atacaron con Bicicleta uno de los temas de su primer EP. Hacia el fin del set ya se habían hecho con el público que bailaba al compás de El Ecco y Equiseto, con su retahíla de viejas glorias de la Liga, George Finidi entre ellos, para terminar con Paco Fiestas a base de guitarrazos de Gibson y fuzz sintetizado y marcarse un bis de desbarre guitarrero con Atrévete a Bailarlo el tema que cerraba su EP de debut. En fin, Perro, recomendable para oídos jóvenes y desprejuiciados.

[flickrslideshow acct_name=”revistawego” id=”72157642583310085″ width=”680″ height=”450″]