Marwan: canciones y versos para disparar a la realidad

Por Marina Montes

marwanwego

Con el aforo más que completo en la Sala Cero Teatro, Marwan ofreció un concierto al público sevillano con el que despidió en la ciudad la gira del disco Las cosas que no supe responder. A pesar de ser un teatro en el que la gente “se contiene más”, según el propio cantautor, no faltaron los bailes desde las sillas, las manos en alto y los acompañamientos a voz en grito en los estribillos del público.

En este concierto, Marwan ofreció a sus seguidores -la mayoría chicas, como suele ser habitual en sus conciertos- canciones de sus dos últimos discos, Trapecista y Las cosas que no supe responder, y algunas composiciones nuevas que prepara para futuros trabajos. Entre clásicos y nuevo repertorio, y desnudo en el escenario acompañado solo por su guitarra, no hicieron falta muchos acordes para que todo el mundo estuviese entregado en cuerpo y alma a las melodías y las letras, cada vez más intimistas de Marwan.

El desamor y las canciones “cortavenas” – las favoritas del público mexicano, según contó en una de las múltiples anécdotas del concierto – fueron la tónica general de la noche, aunque también hubo otros grandes temas como los dedicados a su padre, palestino, y a su madre, “de Soria, tiene menos glamour que lo otro, pero… es mi madre”, señaló. No se puede negar que Marwan tiene la capacidad de empatizar con el público, tanto en sus canciones como en los momentos de soliloquio entre tema y tema y que, en ocasiones, eran dignos de los mejores momentos de El Club de la Comedia. El humor twittero fue el protagonista de uno de los mejores momentos de la noche, donde nos desveló la “Escala Marwan” o, lo que es lo mismo, cuán jodido estás después de una relación, donde 0 es no estamos mal y Marwan es catástrofe amorosa completa.

A lo largo de las casi dos horas de espectáculo, Marwan creó un equilibro perfecto entre las canciones de desamor y las más alegres. “Tengo tres o cuatro, las iré intercalando para no deprimir mucho”, prometió al principio de la noche. Uno de los momentos más íntimos del concierto se vivió cuando bajó del escenario y cantó una canción entre el público, consiguiendo, aún más, la complicidad necesaria para sentir por completo la intensidad de sus letras.

El público de Sevilla también tuvo la oportunidad de conocer a dos cantautores colombianos a los que Marwan invitó a subir al escenario para que interpretasen una canción cada uno. Fueron Pala y Alejo García, que consiguieron conectar con el público, totalmente entregado a una noche llena de canciones.

El concierto finalizó con unos bises de cuatro canciones en los que tanto el público como Marwan dieron el resto para sellar así una noche inolvidable en la que la Sala Cero se llenó con los latidos acompañados al ritmo de los versos de este cantautor.

[flickrslideshow acct_name=”revistawego” id=”72157637712290054″ width=”680″ height=”450″]