Malheur: Hacer post-rock sin ser un ‘hipster’

Por Ana Carretero

Poco a poco, concierto tras concierto, colgando ensayos en su bandcamp, haciendo amigos en su Facebook, del boca-oreja y, sobre todo, a fuerza de tocar muy bien, Malheur se está haciendo su hueco en la ciudad. Quien avisa no es traidor, de aquí a un año este será uno de los grupos punteros del post-rock patrio y no, no son ni indies, ni modernos, ni tienden al postureo.

No son de hacerse fotos en paisajes urbanos abandonados ni asiduos al flequillo. Son tres músicos con amplia experiencia y que han tocado y tocan en otras bandas de la ciudad: Manuel Montenegro (Batería), Juan Miguel Martín (Bajo) y Juan G. Acosta (Guitarra), un clásico bajo-guitarra-batería con un directo arrollador. Un viaje cósmico que se torna jazzístico a medida que avanzan las canciones y que se crece con la improvisación de unos músicos que disfrutan tocando. En uno de sus conciertos, en la mítica Casa de Max, pude oír como desde el público se apuntaba como referencia la etapa más psicodélica de Miles Davis. Otros comentaban a la salida que beben del mejor kraut y Space rock. A mí me recordaron a Tortoise.

Por ahora, podemos disfrutar de tres temas en su bandcamp y este viernes a las 21 horas (una jornada cargadita de propuestas musicales en Sevilla) tocarán en La Carpa Espacio Artístico en un concierto organizado por ellos y Assejazz, Asociación sevillana de jazz y que costará 5 euros.