Dosis de amor lesbiano

Por Inés Climent

Apenas tocaban las 22 en el reloj y una multitud de seguidores de lo más diverso (adolescentes, jóvenes y señores y señoras bien adentrados en los cuarenta), se agolpaban a las puertas de la Sala Custom. Todos dispuestos en fila indie esperando a recibir su dosis de amor lesbiano. Y es que ya se sabe, cuando el mono aprieta toda espera se hace larga y  hacia ya un año que los  lesbianos no se dejaban ver por Híspalis; la última vez fue en el Territorios de 2012, lo dicho, una espera un tanto larga, pero como todo lo bueno.

[Crónica: Inés Climent. Fotos: Beatriz Hidalgo]

Dentro de la sala sonaba I will wait for you de Mumford & Sons, para ir haciendo cuerpo. Un grupo de chicas situado justo al lado de la mesa de sonido entonaban la melodía a viva voz. De repente la música se cortó y todas las luces se apagaron. “¿Con cuál van a empezar?”, le faltó decir a alguna. Desde detrás del escenario comenzaron a salir los componentes de Love of LesbianJordi (guitarra), Joan Ramón (bajo y sintetizador), Oriol (batería), Julián (guitarra) y el último, el carismático Santi Balmes. El público no paraba de aplaudir y de silbar, mientras que en las primeras filas un nutrido grupo de chicos y chicas vitoreaban directamente a Santi. El cortocircuito terminó y ahí estaba la banda, dispuesta quemar el escenario.

“Buenas noches. Bienvenidos a la noche eterna”, tras este breve saludo era de esperar que arrancaran el concierto con la canción que, en parte, da nombre a su último disco y a la gira: La noche eterna. Los días no vividos. Con un cuidado juego de luces, la suave melodía del teclado y Santi susurrando al micrófono, Sevilla se adentraba en La noche eterna.

“Muy buenas noches Sevilla, ¿qué tal estáis, miarma? Quería agradeceros, sobre todo a quienes os gusta el fútbol, que estéis hoy aquí y no viendo el derbi”. Pero pocos béticos y sevillistas debe haber entre los seguidores de Love of Lesbian ya que nadie parecía demasiado preocupado por conocer el resultado. La primera parte del concierto continuó con las canciones más conocidas de su último álbum: El hambre invisible, Belice Los seres únicos. “Los seres únicos habla de esa sensación de sentirse vulgar en un mundo hedonista y superficial en el que hemos caído a causa de las redes sociales.

Todos los discos de Love of Lesbian cuentan una historia y en este caso La noche eterna. Los días no vividos, es un álbum doble compuesto de dos partes que recogen pequeños historias de seres anónimos y noctámbulos que transcurren entre el ocaso y la madrugada mezclando la realidad y la ficción y que se mueven entre la crudeza y el humor.

Y de repente, como si de un viaje en el tiempo se tratara volvimos a 2007, año en el que publicaron Maniobras de escapismo, el disco que los encumbró como banda indie de referencia para la crítica especializada, y del cual extrajeron el tema Carta a todas tus catástrofes. También se pusieron un tanto tiernos recordando a La niña imantada de Cuentos chinos para niños del Japón.

La fiesta seguía su curso. El baile y el macrokaraoke que se había montado no daba tregua. En el ecuador del concierto se arrancaron con los temas más memorables de 1999,  como Segundo asalto y la que da título al discoY es que este trabajo aún está muy presente entre los lesbianos, mientras que su último trabajo  termina de cuajar, aunque ya algunos de sus temas van por el camino de convertirse en referentes, como Nadie por las calles, que tocaron tras un breve descanso en el backstage.

Comenzaba la despedida, pero también la parte más divertida. Santi no paraba de repetir “Camarero, otro chupito”, mientras se colocaba un gorro de pez en la cabeza y unas gafas y repartía sombreros de diversas formas y colores entre los demás miembros de la banda. Era el momento de afilarse las uñas y bailar con los temas más felinos: Pizzigatos y Miau. “No sé cómo lo hacemos, pero en cada disco tiene que salirnos un puto gato”.

En un momento del concierto, Santi aprovechó para agradecer al público sevillano su entrega y reveló que el primer club de fans de la banda es sevillano. Como era de esperar lleva por nombre Club de fans de John Boy. 

Los que ya hayan asistido a otros conciertos de Love of Lesbian saben que el fervor que despierta Balmes se debe, entre otras cosas, a que es capaz de decir las cosas sin pelos en la lengua, y en este arranque de sinceridad-confesión se dedicó dar consejos para el lecho. “Chicos, si alguna vez tenéis un gatillazo, atención a lo que tenéis que decir: lo siento, pero no es la primera vez que me pasa”

Llegó el momento que todos aquellos bailarines incomprendidos estaban esperando con Si tú me dices Ben, yo digo Affleck. El entusiasmo se contagió y la sala se convirtió en una auténtica pista de baile, cada uno buscando su mejor pose. En el escenario unos habían perdido sus gorros, otros ahora llevaban gafas y Santi se había colocado su capa de amante guisante.

A las 00:30 parecía que había llegado el final, pero los grupos no se cansan de hacer eso de despedirse y después volver. A veces es bueno hacerse un poco de rogar. El público sevillano, aún inconforme, grita “Esto es Sevilla y aquí hay que mamar”. Love of Lesbian volvieron, pero su vuelta ya olía a despedida. Desde luego no podían irse sin tocar Club de fans de John Boy. “Esperamos veros de nuevo la próxima vez que pasemos por Sevilla”. Y tras esas palabras, qué mejor que trasladar al público al bar La Bohemia y terminar con Oniría e insomnia.

Dio la una en el reloj y esta vez sí que Love of Lesbian se bajaron del escenario, hasta el próximo reencuentro inesperado en noche azul, que esperemos, sea pronto.

[flickrslideshow acct_name=”revistawego” id=”72157633244785220″ width=”670″]

Setlist. Love of lesbian. Sala Custom de Sevilla, 12 de abril de 2013:

La noche eterna
El hambre invisible
Belice
Los seres únicos
Carta a todas tus catástrofes
Wio, antenas y pijamas
Si salimos de esta
La niña imantada
Segundo asalto
1999
2009. Voy a romper las ventanas
Allí donde solíamos gritar
Las malas lenguas
Nadie por las calles
Pizzigatos
Miau
Me amo
Si tú me dices Ben, yo digo Affleck
Los toros en la Wii – Fantástico
Algunas plantas
Incendios de nieve
Club de fans de John Boy
Oniría e insomnia