Sonidos extraños en el Fun Club

Por Thomas Esposito

Crónica: Thomas Esposito/Fotos: Irene Águila

Llamar a un álbum It’s alive puede ser un tanto atrevido, sin embargo pudimos comprobar que, efectivamente, la coincidencia entre el directo y el último álbum de Sala & the Strange Sounds es total. El quinteto rockero, que actuó el pasado 30 de noviembre en Fun Club, parece haber lograr el reto que se había propuesto con este disco: trasladar en él toda la fuerza de sus actuaciones live.

De LocksleyLa noche empezó calentando motores con el grupo valenciano De Locksley presentando su nuevo EP Suelos de palacio. La banda  interpretó todos los temas de este último trabajo, más algunas canciones procedente del anterior En la tormenta. Su actuación, aunque corta, fue destacable y descubrió al público temas tan interesantes como el reciente Juramento. Este fue su set-list: 1. Valientes; 2. Buena Esperanza; 3. Vampiros; 4. La Era Moderna; 5. Flores Muertas; 6. Quemarropa; 7. Juramento; 8. Suelos de Palacio; 9. Suerte!

Una vez finalizado el concierto de De Locksley y con una Fun Club cada vez más lleno, llegó el momento tan esperado. Sala & the Strange Sounds se presentaron con una pequeña variación en el quinteto base, viéndose obligados a incorporar un nuevo guitarrista debido a la lesión en la mano de su cantante, Sala Elassir. Una lesión que le impidió tocar durante su actuación en Sevilla, pero que dejó intacta su habilidad natural para animar al público y conducir su banda con la habilidad de los mejores frontmen. Detrás de él, como siempre, los ojos ensangrentados del batería Kjetil Hallre velaban por el ritmo de su banda. Camiseta de los Ramones y casco blanco para amortiguar los golpes de baquetas que de vez en cuando se daba en la cabeza, Hallre es la otra cara del show de los Strange Sounds.

SalaEl arranque del concierto lo marcó Flip A Coin, tema de los más animados y punk de su último álbum, seguido por el trabalenguas de estilo Beatles Oh Vivianne y la alegre Tonight, que el cantante no olvidó dedicar a una amiga del grupo conocida en Londres antes de la grabación del disco y presente en la sala, tal Elena, otra gran protagonista de la velada.

La presentación del siguiente tema, Danny Boy, corrió a cargo de Hallre que, tras declinar la proposición de hacerlo en andaluz con un rotundo «No idea», explicó en perfecto español que la canción iba dedicada a todos «los gillipollas en el mundo de la música» que, como dice la letra «se creen estrellas del rock». Algo que sí eran los Clash, «la banda más grande en la historia del rock», como los definía Sala introduciendo su primera versión de la noche, la guerrillera Death or Glory. Siguieron Let Me Down, tema de tinte folk que interpretaron sin la armónica presente el disco, una de las pocas, mínimas variaciones entre álbum y directo, y Creature Creature, un rock’n’roll dedicado a una vampiresa conocida en Londres algunos años atrás.

Justo cuando empezábamos a acostumbrarnos a este sonido, columpiándose entre punk y rock’n’roll, llegó el momento de Affectology, tema que nos sacó del corset que se estaba empezando a dibujar en nuestra cabeza para estos chicos enamorados del punk-rock. Sala introdujo la canción como «un tema que hay que escuchar a 71 pulsaciones por minuto, el ritmo cardiaco de nuestro corazón a reposo». Así lo hizo la sala, dejándose llevar por la psicodelia de los 4′ 58» de Affectology, el tema más largo del álbum y quizás el más sorprendente y alejado de la línea musical de esta banda, algo que, como nos comentó el mismo Sala al final del concierto, «no sabemos muy bien como salió». Sin duda alguna, el gran tema de este disco.

De la seriedad volvimos a pasar a la ironía con un adelanto de sus próximos trabajos, el tema Photomatic, mofa a «los modernos de los i-Phones que se creen artistas porque cuelgan fotos chulas con sus aplicaciones móviles». Una crítica simpática y auto-irónica, acompañada de un concurso instantáneo entre los presentes en el Fun Club: quien subiera la foto más fotomática (#fotomatic) se llevaría un disco de la banda.

  1. Un poquito tarde, pero aquí la tenemos. La foto del concierto! @salamusic #Fotomatic w/ @SilviaLeRo http://pic.twitter.com/qzsL0kuS
  2. RT @Manuese: sounds strange the & sala. #fotomatic http://instagr.am/p/Sq6TXjkab-/
  3. @salamusic #fotomatic http://twitpic.com/bhwtrq
  4. @salamusic @FunClubSevilla #Fotomatic :). Que buen rollo!!!! @lourdes_nc http://pic.twitter.com/GBrHD4eT
  5. En @FunClubSevilla con @fermin_cano #Fotomatic :) http://pic.twitter.com/oAiG7JSA
  6. #Fotomatic que grandes http://pic.twitter.com/T6rwyq24
  7. sounds strange the & sala. #fotomatic http://instagr.am/p/Sq6TXjkab-/
  8. La_Musicoteca
    @salamusic pues yo sin foto para que #fotomatic suena en el pc de @LaBatutaCom y @DunaLoves jajajaja gran concierto chicos!!
  9. En la sala fun club #fotomatic http://pic.twitter.com/IbGtBDDH

Tras el momento fotomático volvió la hora de los homenajes, esta vez con So Lonely de Sting and the Police, tema perfecto para los solos de las dos guitarras, el bajo y la batería frenética de Hallre, mientras el solo de Sala, indispuesto por su lesión, era sustituido por un juego entre su voz, la de dos voluntarias y la de todos los presentes en el Fun Club. El momento se prolongó durante varios minutos y concluyó con el baile improvisado de la famosa amiga Elena, acompañando a los agudos finales de Sala.

Sala No WaySe acercaba el final y con él llegaron temas de alta intensidad como Rock’n’roll, otro adelanto de trabajos futuros, y Count Me Out, que precedieron la enérgica No Way, otro tema estrella de It’s alive. La interpretaron cinco nazarenos rockeros con bolsas de cartón como capirotes, alabando al dios del rock con todas sus fuerzas, en un ejercicio de crítica despiadada a la industria musical y el mercado laboral en general, que «nos hace sentir que somos como productos, totalmente reemplazables». Otro tema digno de mención especial, que Sala concluyó con un esperanzador «No os dejéis pisotear por nadie, que últimamente pasa demasiado». Simplemente apoteósico, aunque el final estaba aún lejos de llegar.

No podían despedirse sin un guiño a sus otros dioses del rock, los Ramones, que homenajearon con Do You Remember Rock And Roll Radio, para gozo de Hallre que rindió homenaje a su camiseta con una buena dosis de drums y un golpe de baqueta en su corazón al finalizar el tema.

Las despedidas llegaron finalmente con Margot, segundo tema del álbum y canción con grande potencial en directo, como demostraron los coros del público. Juntos con Affectology y No Way, este tema está en el podio de los temas estrellas del álbum, y quizás sea el que más representa al sonido de esta banda, perfectamente construido sobre la voz penetrante de Sala, la fuerza de la batería de Hallre, la tradición del punk rock perfectamente interpretada y la carga épica que le confieren los coros y las cuerdas.

 

Set-list del concierto de Sala & the Strange Sounds:

1. Flip A Coin

2. Oh Vivianne

3. Tonight

4. Danny Boy

5. Death or Glory (The Clash)

6. Let Me Down

7. Creature Creature

8. Affectology

9. Photomatic

10. So Lonely (The Police)

11. Rock’n’roll

12. Count Me Out

13. No Way

14. Do You Remember Rock And Roll Radio (Ramones)

15. Margot