‘Fuertes’ de Nacho Albert

Por Maria Caballero

Lo determinante de Fuertes no es la sinopsis en sí, lo esencial es que habla de personajes y gira en torno a la igualdad no sólo de género, sino entre individuos. Apela a personas que, lo quieran o no, tienen el cometido de llegar a un entendimiento mutuo. A priori, las protagonistas parecen almas plomizas que contrastan fuertemente con la luz blanca que irradia toda la casa. Pero detrás de cada una de éstas dos soledades, que son muy antagónicas, está la cuestión educacional en la mujer. ¿Y eso es todo? Pues de eso, en gran parte, depende la libertad, de no flaquear si queremos decir no a las convenciones sociales, de no tener el miedo impuesto en el cuerpo ante cualquier elección.

El cine, la literatura y la publicidad son tres de las muchas vertientes en las que Nacho Albert (Málaga, 1974) se mueve como pez en el agua. Trabaja como redactor publicitario y guionista de cine, radio y televisión. El reposo del guajiro (2002), El baile de los insomnes (2006), Cornamusa (2006), ¿Dónde está Erre? (2007), El jinete austero (2010), Vobis Vobis (2010) y Vivalavirgen (2011) son los cortometrajes que el cineasta andaluz ha escrito, dirigido y producido en los últimos años, obteniendo diversos galardones. Además, participa en el Circuito Literario Andaluz, organizado por el Centro Andaluz de las Letras, y en el Taller de Fomento a la Lectura, organizado por el Instituto Andaluz del Libro, porque Nacho, también es escritor. De hecho, alterna poesía y prosa y ha recibido recientemente el XLIII Premio Ciudad de Alcalá de Novela con Don Quijote en La Habana.

Con su grupo, En carne viva, representa un espectáculo de Palabra y Música titulado Relatos en clave de sol, donde fusiona el lenguaje literario, musical y audiovisual. Con Fuertes, Nacho Albert ganó el Premio Internacional de Valores Sociales de la cuarta Edición del Young Values Film Festival, celebrado en Barcelona, en el que competían un total de 65 filmes y 123 guiones realizados por menores de 35 años.