James Bond… ¿o Bruce Wayne?

Por J.M. Campos

Como era de prever, Skyfall ha llegado para poner patas arribas la taquilla. La receta del cóctel -agitado, no mezclado-, sabe mucho mejor desde que Daniel Craig se hizo cargo de la pajarita, la pistola y el silenciador, y esta nueva entrega, por si fuera poco, cuenta con Sam Mendes (American Beauty, Camino a la Perdición) detrás de la cámara. ¿Saldrá adelante en esta nueva tentativa?

La saga Bond resurgió de sus cenizas después de las entregas protagonizadas por Pierce Brosnan. Admitásmolo, un tipo muy elegante, que luce como pocos en un anuncio de Freixenet, pero con el que 007 había caído en el hastío. Éstas nuevas entregas ya no son sólo para fans incondicionales del personaje creado por Ian Fleming en 1952. Ni siquiera hace falta ser aficionado a las películas de espías, tan sólo al buen cine de espectáculo.

Tras Quantum of Solace, Daniel Craig se mete en el pellejo del agente 007 por tercera vez, potenciando las virtudes que tanto aplaudimos en Casino Royale. Su Bond es un portento físico, duro en el cuerpo a cuerpo y sofisticado con el esmoquin, pero por encima de todas las cosas, humano y vulnerable. Se hace viejo, sufre, se equivoca, suda, sangra y se ensucia las manos.

James Bond vive una nueva edad de oro gracias a un cambio de fórmula que no sólo se remite a su protagonista. Se puede entrever una influencia de la trilogía de Batman dirigida por Christopher Nolan (Begins y El caballero oscuro -I y II-) en lo que se refiere a su oscuridad y sobriedad. También en la importancia que se le da a la complejidad de los personajes principales (Bond, M y el villano), ahondando en su personalidad, virtudes y errores.

Bardem, Javier Bardem

El tiempo que ocupa en pantalla es relativamente escaso y, sin embargo, su fuerza interpretativa es asombrosa. A pesar de la peluca rubia (se aceptan calificativos), Javier Bardem se come la escena cuando le busca las cosquillas a Bond como el soberbio y malvado Silva. Hacer de chiflado psicópata se le da estupendamente, como demostró en No es país para viejos.

El director de SkyfallSam Mendes, contrastado virtuoso en ejercicios dramáticos, consigue una formidable pirueta: respeta la senda de las dos últimas películas, aporta su toque personal en el trabajo de actores (acordaos de su Revolutionary Road, con Leonardo DiCaprio y Kate Winslet) e incluso se permite el lujo de guiñar al pasado del superespía.

Menos chismes tecnológicos, más acción de verdad; menos excesos y más claroscuros. Skyfall es larga (ojo: dos horas y 23 minutos) y tiene ciertos diálogos menores, pero es un producto sólido y apto para el disfrute de casi todos.

[¿Estás de acuerdo con esta crítica? En ¡WEGO! no queremos decirte qué es lo que está bien y qué es lo que no, tan sólo damos nuestra opinión. No dudes en expresar la tuya a través de los comentarios]

Mira otras críticasFrankenweenie / Lo imposible / Argo

TÍTULO ORIGINAL Skyfall
AÑO Ver trailer externo 2012
DURACIÓN Trailers/Vídeos 143 min.
PAÍS Sección visual
DIRECTOR Sam Mendes
GUIÓN Neal Purvis, Robert Wade, John Logan (Personaje: Ian Fleming)
MÚSICA Thomas Newman
FOTOGRAFÍA Roger Deakins
REPARTO Daniel Craig, Judi Dench, Javier Bardem, Ralph Fiennes, Naomie Harris, Bérénice Marlohe, Albert Finney, Ben Whishaw, Rory Kinnear, Ola Rapace, Helen McCrory, Nicholas Woodeson, Elize du Toit, Ben Loyd-Holmes, Tonia Sotiropoulou, Orion Lee
PRODUCTORA MGM / Columbia Pictures / Albert R. Broccoli / Eon Productions / B23
WEB OFICIAL http://www.skyfall-movie.com/site/
GÉNERO Acción. Thriller | James Bond. Espionaje
SINOPSIS La lealtad de James Bond (Daniel Craig), el mejor agente de los servicios británicos, hacia su superiora M (Judi Dench) se verá puesta a prueba cuando el pasado de ella vuelve para atormentarla. Al mismo tiempo, el MI6 sufre un ataque, y 007 tendrá que localizar y destruir el grave peligro que representa el villano Silva (Javier Bardem). Para conseguirlo contará con la ayuda de la agente Eve (Naomie Harris). (FILMAFFINITY)

 

Os dejamos con  la canción principal de la banda sonora de Skyfall, interpretado por Adele: