‘The Becquer’s Guide’: entrevista con Manu Franco

Por Thomas Esposito

The Becquer's Guide

Ha sido uno de las novedades del año pasado en cuanto a web series y ahora se prepara a confirmar su éxito con una segunda temporada que promete novedades. ‘The Becquer’s Guide’, webserie de terror que solo puede verse de noche, está lentamente preparando su regreso y, mientras tanto, ofrecerá mañana a sus seguidores un maratón gratuito de los capítulo de la primera temporada en Los Arcos Multicine. Hemos hablado con uno de sus creadores, el director Manu Franco.

‘The Becquer’s Guide’ es una webserie de terror que solo puede verse de noche y que está rodada enteramente en el ex manicomio de Miraflores, uno de los edificios abandonados más antiguos de Sevilla. La historia sigue el personaje de Daniel Bécquer, doctor en parapsicología que desata una lucha entre escépticos y creyentes a raíz de su “manual de supervivencia paranormal”. La primera temporada se cerró antes del verano, con 7 capítulos y algunos extras que completaban la historia, como unos peculiares vídeos de ‘Antecedentes’. Tras la buena acogida recibida con esta primera fase del proyecto, el equipo, dirigido por Manu Franco y Fernando Bermejo, ya se ha puesto manos a la obra para producir la siguiente entrega.

Mañana, 4 de octubre, se celebrará en los cines Los Arcos un maratón gratuito de los capítulos de la primera temporada, que serán proyectados sin créditos, de forma seguida, como si se tratase de un largometraje. Los mismos directores introducirán la proyección, que empezará a las 22 horas. En ¡WEGO! hemos tenido la oportunidad de entrevistar a uno de ellos, Manu Franco, conocido también por sus incursiones en el arte del monólogo y la dirección de algunos cortos del género cómico como ‘Cortometrage’ y ‘Kiahewa, Apocalipsis Now y luego ya veremos.

Entrevista con Manu Franco, co-director de ‘The Bequer’s Guide’

¿En qué consiste ‘The Becquer’s Guide’?

Es una webserie de terror que solo se puede ver de noche y que tratamos que sea un poco diferente, sustentándose en en unos pilares básicos. El primero es su emisión exclusivamente nocturna, el segundo es la localización: la rodamos en el manicomio abandonado de Miraflores, que es una localización de puta madre. Otro pilar es el método de rodaje, que mezcla rol, escaleta de argumentos e improvisación. No grabamos con un guión predeterminado, sino más bien estudiando a los personajes y haciendo ejercicios de improvisación, para que salga todo mucho más natural y que no se quede todo en un guión escrito por alguien y que el intérpete no llega a asimilar del todo.

Otros pilares son su carácter trans-media y su cosmología. Yo soy mucho de ciencia-ficción y creo que aquí en cierta manera he fusionado un poco el género, ya que lo de crear toda una cosmología no se suele hacer para algo de terror, sino para ciencia-ficción. Con este término me refiero a las ‘reglas del juego’. Por ejemplo, en cuanto al tema de los fantasmas, a cómo funciona el mas allá, hemos creado algo totalmente nuevo, intentando basarnos en una cosmología que fuera muy lógica, que cuando el espectador viera la serie pudiera pensar que todo tiene su lógica. Lo de que los fantasmas están aquí porque tienen asuntos pendientes, pues nosotros nos lo pasamos por el forro. Según Bécquer, si un fantasma no tiene ojos significa que no puede verte y si no tiene cerebro significa que no puede recordarte, así que el típico fantasma que todos conocemos, que tiene su personalidad, que es exactamente igual a la persona que era cuando estaba viva, pues no tiene sentido. Es una cosmología muy lógica, con mucho sentido y que nace del género de ciencia ficción.

Para el método que nos has comentado, la capacidad de interpretación de los actores parece clave. ¿Son actores profesionales los que participan en la serie?

La mayoría de los actores que cogimos para la primera temporada son profesionales, en cuanto a que han estudiado o están estudiando arte dramático. Sí que es cierto que algunos no lo han hecho, pero cuando hicimos el casting se le dio bastante bastante bien y como los veíamos muy bien para el papel, pues los cogimos por eso. Sinceramente el método que estamos usando es muy complicado. Es muy difícil, incluso para los profesionales, y muchas veces ellos mismos te dicen: “Mira es que yo con un guión me siento más seguro”. O sea que muchas veces la improvisación realmente depende de ti. Es un método que ni es nuevo, ni lo hemos inventado nosotros, que se lleva utilizando desde hace bastante años. Tiene sus virtudes y sus defectos, pero es cierto que el actor no tiene que memorizar un texto, sino estar muy muy rápido y a lo mejor si ha tenido un mal día le va a costar mucho más sacarlo, que si estuviera utilizando un guión.

¿El nombre de la serie es un homenaje? ¿Qué relación existe entre vuestro protagonista y el poeta sevillano?

La única relación que existe es el homenaje en sí. El poeta no aparece por ninguna parte, no aparece como personaje, ni dentro de la historia. Ni siquiera el protagonista, que se apellida igual, tiene nada que ver con el poeta. Es sencillamente un homenaje porque Bécquer es una figura que me gusta mucho, más que por su faceta de poeta por el hecho que fue uno de los primeros andaluces que empezó a escribir de fantasía entera y puramente. Escribía relatos de fantasmas, y me venía al pelo. Y un poco terminando el homenaje, a cada capítulo le pusimos el nombre de una de las leyendas de Bécquer.

¿Qué acogida ha tenido la primera temporada?

Empezó bastante tímidamente, como todo, y la verdad es que muy poquito a poco, muy exponencialmente, hemos visto como se ha ido extendiendo y se ha ido haciendo cada vez más conocida. Ya tengo ‘el orgullo’ de decir que se ha extendido bastante por Sudamérica, en Argentina y Chile. De hecho, gran parte de los fans que tenemos en la página de Facebook viene de Sudamérica. De momento, de los alrededor de 700 fans que tenemos en la página, la mayoría son de Sevilla.

¿Cómo os estáis financiando?

En la primer temporada todos los costes los asumimos entre Fernando (Bermejo) y yo, sabiendo que, como se trataba de una webserie, no iba a remunerar prácticamente nada, era ‘a gastos perdidos’. Pero la idea era que se conociera y que lo viera mucha gente. Era nuestro objetivo. De hecho ahora que la estrenamos en el cine, también será gratis porque los gastos los cubriremos nosotros. Lo hacemos así con el objetivo que la gente venga, vea la serie y disfrute.

Para la segunda temporada hicimos un pequeño crowdfunding, porque nos ajustamos muy bien a los gastos cortos y sabemos distribuir muy bien el dinero, buscando recaudar 1200 euros, que más gastos de tramitación, banco, Paypal, etc., se quedan en 1340. Con eso queríamos cubrir la totalidad del presupuesto y en dos semanas lo conseguimos, sobre todo gracias a Claudio Serrano, el doblador de Batman, de Ben Affleck y prácticamente la totalidad de los anuncios de Orange: puso 1.000 euros.

Le ha gustado, ¿no?

(Se ríe) Ya te digo. Personalmente conozco a Claudio, lo he visto una vez solo, pero después de aquello hemos hablado muchas veces por teléfono y participó también colaborando en mi corto anterior de Kiahewa y por supuesto en la serie de Bécquer; es la voz que aparece al principio narrando. A Claudio le gustó mucho el proyecto, conocía mi trabajo y decidió donar 1000 euros, con lo cual a mi se me cayeron dos lagrimitas y le he puesto un altar a Batman en mi cuarto.

Una de las características del proyecto es la mezcla entre realidad y ficción. ¿Qué pretendéis con ello? Y ¿Seguís teniendo claro qué es real y qué no lo es?

A diferencia de muchas otras producciones que mezclan el género en primera persona – cámara en mano como se suele conocer -, nosotros teníamos muy claro desde el primer momento que no pretendíamos engañar a la gente como se hizo, por ejemplo, en la campaña de marketing de la bruja de Blair, en la que jugaban a hacerte creer que la historia era verdadera. En ningún momento hemos tenido esa intención. De hecho, cuando empezamos a colgar los vídeos de los antecedentes, los de Miriam, hubo gente que se lo tomó en serio y empezó a darle el pésame a la chiquilla, con lo cual a nosotros se nos cayó al alma porque nos preocupaba que alguien se pudiera sentir engañado, así que lo corregimos para que quedara claro que formaba parte de una webserie. Sí que es verdad que nos gusta mucho tomar paralelismos con la realidad, como pequeños guiños y pequeñas formas de hacerlo más real, pero en todo momento se ha puesto bien claro que es una webserie, que no pretendía ser real. Incluso en la misma sinopsis se habla de algo que ocurre técnicamente n el 2014, que es cuando Bécquer saca el libro que escribiría después de la primera temporada. Queda claro que se está hablando de un futuro hipotético y que es pura ficción, que no ha ocurrido.

¿En Sevilla hay algún sitio que sea ideal para vuestra historia, con el que habéis tenido alguna ‘conexión’ especial?

Rodamos entera y únicamente en el manicomio de Miraflores. Lo único que no fue grabado en el manicomio fueron los vídeos antecedentes que estaban rodado en mi antiguo cuarto en Sevilla. Mi cuarto no da especialmente miedo, comparado con el manicomio. Cuando estuvimos buscando vimos varias localizaciones, pero nos quedamos con el manicomio de cabeza, sobre todo por las facilidades que nos daban los responsables del sitio. En principio no grabamos allí por ninguna historia de miedo en concreto, pero es que ya de por sí el sitio da un miedo que te cagas. Cuando entramos allí por primera vez con el guardia de seguridad, él que llevaba 18 años dándole vueltas al edificio,  iba cagado. Cuando lo vimos por dentro nos pareció una guapada, aún estaba atrezado. En las mismas fotos de la web se ve como está el manicomio, está genial. Realmente puedes ver medicamentos abandonados allí de hace 20 años, cosas tiradas…No es la primera vez que grabo en un sitio ruinosos, pero en otros sitios lo que ves son ruinas y punto. O sea, piedras, cascotes y se acabó. En el manicomio no, allí todas las cosas están allí todavía y entrar de noche en una sala donde hay una incubadora vacía, vieja y sucia es acojonante que te cagas.

¿Qué nos aguarda en la segunda temporada?

Ahora mismo me estoy volcando al 100% en los antecedentes de la segunda temporada. Como novedad, a diferencia de la primera, estamos realizando unos cortos de animación con los personajes de la segunda temporada y en ellos se te pone en antecedentes para que sepas de que va cuando empiece el primer capítulo. Son cortos de un minuto más o menos. De momento estamos trabajando con el primero (nos enseña unas imágenes del trabajo que están realizando, uno de cuyos bocetos podéis ver aquí al lado).

¿Qué opináis de la explosión de las webseries en Sevilla y Andalucía?

Me despierta una mezcla de orgullo y tristeza profunda. Orgullo porque ahora que he salido fuera me he dado cuenta que se conoce a Sevilla como la capital de las webseries. Eso me ha llenado de orgullo. Hablando con gente de Madrid, le cuentas que estás en una webserie y en seguida te preguntan si eres de Sevilla, es como si relacionaran las dos cosas. Por supuesto, gracias a los chicos de Malviviendo sobre todo, hemos conseguido una fama muy bonita.

Tristeza profunda porque las productoras de allí (Sevilla), que podrían invertir y hacer cosas, se la están guardando y obligando a la gente que está sacando webseries y cortos y tantos, tantos, tantísimos productos audiovisuales en Sevilla se vea obligado a hacer las cosas gratis, como bien puede y hacer cosas ‘de mala manera’. El primer sitio que debería apoyar a la gente en esto, que es el Ayuntamiento, es el primero que te pone todas las trabas del mundo.

¿En qué sentido?

En el sentido de los permisos. Yo he ido a un centro cultural en Madrid a pedir permiso para hacer un casting y me han dicho: “Vente mañana y lo hablamos aquí”. He ido, le he explicado de qué iba el proyecto y me han dado el permiso. En un día. Eso en Sevilla ni de coña, de eso que te dicen: “¿Tú qué quieres? ¿Grabar aquí? No sé, yo te llamo dentro de una o dos semanas”. Y por supuesto no te llaman. Es una dejadez y una falta de respeto tremenda por gente que está intentando ganarse la vida e intentando llevar su trabajo adelante. Y que, encima de todo eso, sean el Ayuntamiento y las sedes oficiales las que pongan los problemas…Yo, afortunadamente, con el manicomio estoy encantadísimo, porque se portaron superbien, Diputación también, hizo su trabajo en condiciones, pero que haya sitios que te pongan tantísimas trabas y sobre todo esa dejadez, ese “Yo paso de complicarme la vida por tí”, estoy seguro que le jode a todos los sevillanos que están intentando sacar su trabajo adelante.

¿Puedes aconsejarnos algún otro proyecto andaluz (cómic, series, cine, etc.) que toque este mismo palo o que te parece especialmente interesante?

Tengo bastante confianza en dos directores andaluces, uno que sigue en Sevilla y otro que se ha venido a Madrid. Uno es Dani Sarandieta, que siempre me ha parecido un tío muy preparado y yo no sé cómo las productoras de Sevilla se están permitiendo el lujo de no contratarlo. Ha hecho un montón de cosas, fue el primero en hacer una webserie, la de ‘Hasta el final’. El otro es Yen Gálvez, un malagueño que me parece una de las personas que mejor se sabe buscar la vida. Es un tío que sabe mucho de imagen, muchísimo de efectos especiales. En su día hizo un producto bastante parecido al nuestro, una webserie de terror con cámara en mano, y de hecho, cuando lo ví, me entraron ganas de dejar la comedia y meterme en le género de terror. Ahora está en un largometraje sobre zombies, la comedia ‘Save the zombies’. Estuve un tiempo colaborando con él y la verdad es que me gustó bastante.

Si tuvieseis que elegir una banda sonora nueva para la serie y os hicieran escoger entre las bandas sevillanas, ¿quién creéis que interpretaría mejor el espíritu paranormal de la serie?

No te sabría decir, porque técnicamente nosotros más que una banda contamos con un compositor, que pegaba más con el espíritu de la serie. Yo te puedo decir que he trabajado ya con La Vista Gorda, que fue la banda que nos hizo el tema principal de Kiaewa y me quedé muy contento con su trabajo. Así que me encantaría darle otra oportunidad en un futuro para volver a trabajar conmigo.

Mensaje de los actores de ‘The Becquer’s Guide’: