De cañas y conciertos con el Mono Monete

Por Paco Vallellano

Crónica: Paco Valllellano e Iram Martínez / Fotos: Iram Martinez. El pasado fin de semana el Monkey Week, llegó a su cuarta edición en plena forma, y es que el Festival no es un festival al uso, sino el evento musical más importante del sur del país tanto para grupos, como para promotoras, medios y sobretodo para el público. Los casi 150 conciertos repartidos en escenarios ubicados en bares, teatros y la Plaza del Castillo Alfonso X, hacen casi imposible una cobertura completa del festival, así que nos centraremos en aquellas bandas que vimos, ya sea por opinión personal, recomendaciones sobre la marcha e incluso el azar.

El Monkey Week comenzó la noche del jueves con la fiesta de presentación en la sala Mucho Teatro, un espacio increíble,que ocupaba el espacio del antiguo Cine Macario y donde se antojan infinidad de conciertos. Una sala como estas quisiera yo en mi ciudad.

La primera noche fue la más cañera de las que se vieron en el Mucho Teatro, con Lisäbo , Za!, Pony Bravo y Gipsy Aliens. Los barceloneses Za! Fueron los auténticos protagonistas de la noche ya que, además de su espectacular concierto, participaron con Lisäbo y Pony Bravo durante sus actuaciones. Los Lisäbo, ofrecieron un directo cargado de energía como el que ya pudimos ver hace unos meses en Nocturama. Za! no deja de sorprendernos con sus directos, el duo llena cualquier escenario sobre el que ponga sus pies. Con apenas una batería y una guitarra (a veces también trompetas) los Za! nos mostraron lo que sería la perfecta muestra de una música tribal post apocalíptica.

Viernes 12 de octubre

Antes incluso de pisar ningún escenario ya conocimos un par de grupos haciendo el check-in en el hotel, Grises y La Inesperada Sol Dual, lo que daba una idea del ambiente de sana camaradería que se iba a vivir durante el festival entre músicos, prensa y público. La primera banda que vi fueron los venezolanos Famasloop, uno de los grupos latinoamericanos participantes en el Monkey. Famasloop resultaron una batidora de estilos caribeños como cumbias y bachatas pasadas por el filtro de la electrónica, como en Por estas Calles de su último disco La Quema, que recordaba a Los Fabulosos Cadillacs o a sus compatriotas Los Amigos Invisibles.

Miraflores en el Monkey Week 2012

Ya por la tarde en el Milwaukee, un clásico de los showcases del Monkey, tocaron Son & The Holy Ghosts, banda mallorquina con influencias de rock americano en la mejor tradición de grupos baleares como Los Valendas. Buenas canciones como Cowards y I’ve been Waiting y aún mejor ejecución incluyendo armónica y slide como corresponde al género. El sábado tocaron de nuevo en la plaza y confirmaron las expectativas.

El escenario más curioso del Monkey fue la terraza del Bar Santa María (¿Cómo subirían el equipo por esa escalera?). La chilena afincada en Valencia, Soledad Vélez, dio su primer concierto allí con su folk intimista cantado en ingles entre la P.J. Harvey más acústica y Devendra Banhart, frágil y encantadora. Unos metros más hacia el centro, en el Bar Mondongo (antes conocido como El Barcito) pudimos ver a un trío de ases de las nuevas bandas sevillanas, empezando por Holland, con un post rock contundente, Tentudia, con un post-hardcore de la escuela Fugazi que sonaron precisos y afilados presentando el “dolor” que tanto anunciaron por las redes sociales y Miraflores, un rock duro con unas guitarras exquisitas, una sección rítmica sencilla pero atronadora y una voz que cantaba en el mismísimo idioma de los avernos.

Napoleón Solo y Checopolaco, dos de las bandas granadinas más de moda en estos días, tocaron al mismo tiempo en el Scala Lounge y la Plaza Alfonso X respectivamente, al final nos quedamos viendo a Checopolaco que a la postre se llevaron el Desencaja junto con The Milkyway Express. Ofrecieron un concierto muy celebrado por el público en el que no faltaron los hits indiepop del momento, El Batallón y Camarera, con un pie en La Habitación Roja y el otro en sus paisanos Cecilia Ann.

Anochecía en el Puerto cuando salieron al escenario Desencaja una de las bandas más en forma del Monkey, los sevillanos Freddie & The Filos, combo de rock & roll fifties y seventies, como los Ramones con Johnny Burnette al micro. Sonaron potentes y sobrados de actitud atacando sus ya clásicos “Blue Eyes” y “Not too Young” y versiones como el “Surrender” de Elvis. Merecieron mejor suerte en el Desencaja.

Grises en el Monkey Week 2012

Rematamos el escenario de la Plaza con la fiesta montada por los donostiarras Grises, que presentaban el disco El Hombre Bolígrafo, la banda se encuentra en la onda de grupos de pop bailable de sintetizador y bajo como sus paisanos We are Standard. Techno pop ideal antes de meterte en el club de moda a darlo todo, como por ejemplo en Parfait y Chicles Pegados. La fiesta del escenario Desencaja culminaría con los sevillanos La Suite Bizarre, que ofrecieron toda una fiesta de funk y electrónica que puso a bailar hasta a quien acababa de digerir un metro de pizza del Caruso.

 

En la sala Mucho Teatro, la Joy Eslava del Puerto, nos esperaba un programa de lo más sugestivo con Hola a Todo el Mundo, Jane Joyd, Xoel López y Leda Tres. Arrancaron los madrileños HATEM, que ya tocaron aquí en el 2010. Presentaban su último trabajo “Ultraviolet Catastrophe” sobre el que centraron su actuación y que ha supuesto un cambio de rumbo en su sonido, abandonando las formas folk en pos de un dream pop electrónico con temas expansivos como They won’t Let Me Grown o bailables vía M83 como You Know We Found New Words. Después del cuarteto siguió Jane Joyd , un grupo liderado por la coruñesa Elba Fernández, que presentaba una propuesta de lo más interesante, arropada por violín, viola y trompeta. Parte del público no prestó la atención necesaria para apreciar su calidad y ella terminó el concierto aclarando su filiación con el tema “I can`t Hardly Wait” de Polly Jean Harvey.

Xoel López en el Monkey Week 2012

Xoel López antiguo jefe de Deluxe fue el artista más aprovechado del Monkey Week que tocó tres veces durante todo el festival. El gallego presentaba su primer disco en solitario bajo su nombre, Atlántico, compuesto durante su largo periplo por Sudamérica, donde ha asimilado las influencias encontradas en ese viaje, y que contiene canciones tan atemporales como Caballero, Por el Viejo Barrio y Hombre de Ninguna Parte donde soplan aires de nova trova cubana y de bossa nova. Al fin y al cabo la palabra folk viene de folclore y el gallego se ha impregnado de lo mejor de este género latinoamericano. De propina nos dejó La Historia Universal (El Amor nos es lo que Piensas) de Deluxe, con los arreglos de su actual banda y con resultado emocionante. La noche del viernes la cerraron Leda Tres, los del Puerto, músicos entre otros de Bigott, ofrecieron un set de pop-rock poliédrico sin altibajos y con muy buen sonido, esperemos que se prodiguen en directo ya que tienen personalidad de sobra como banda.

 Sábado 13 de octubre

Abrieron el escenario de la Plaza Los Farelli desde Sanlúcar de Barrameda, Rock and Roll de vieja escuela con Burning en el retrovisor, con solo del Freebird de propina. La hora de las cañas la rematamos con los rapaces portugueses Nice Weather For Ducks, practicando un pop de influencias africanas en la onda de Vampire Weekend pero en plan amateur.

Una de las artistas más especiales del Monkey fue Lorena y su Banda Municipal (de alguna aldea asturiana) que con sus coplas y cantigas de sabor popular se metió al público en el bolsillo en los dos pases que hizo con apenas una acústica y percusión. Además ganó la batalla de bandas organizada por el programa de RNE3 Hoy Empieza Todo del ínclito Ángel Carmona… claro, ella ya sabía tocar la botella de anís El Mono.

En otro local clásico del Monkey, El niño Perdío actuaron José Domingo, banda de Girona con sonido neo psicodélico pero contundente, que acabó su actuación con el cantante encima de la barra y su compañero arrancándose por bulerías. Otra vez en marcha, esta vez al Mondongo a escuchar otro grupo sevillano: I am Dive, antes, de camino vimos a Gaggia en la plaza, grupo veterano del festival, esta vez cantando en castellano, con lo que algunos de sus épicos temas se acercaban a 091, eso está bien. Una pena que el Desencaja no se lo puedan llevar todas las bandas que quisieramos.

I Am Dive practican un slow-core adornado con cada vez más efectos y capas sonoras, con un sonido impecable que se acerca más a los referentes americanos de este estilo que a los británicos, véase Red House Painters. La voz de Esteban es todo un hallazgo, ¿Jim James, Mark Kozelek? No exactamente, pero evoca mucho en canciones como Dixie y Mount Eerv de su disco Ghostwoods que presentaron ese mismo día y que ya puedes escuchar en su Bandcamp.

Cambiando de tercio, volvemos al Niño Perdío para oir la descarga de Rock & Roll High Energy vía Detroit de Los News, que, como de costumbre, sonaron contundentes, tocaron Goodbye Youth y las ya clásicas I´m in Love with the Wrong Girl Time to Move Blues y Stupid! it`s all a Lie. De aquí a la Plaza a ver a The Milkway Express, o la Milky como los conocemos en Sevilla, ¿qué decir de ellos? Inapelables, una banda de blues rock de nivel internacional que tenemos en Sevilla y que cada vez tocan mejor y escriben mejores canciones, enhorabuena a Charly y los chicos por el merecido premio.

Nos dimos un último salto al Teatro Muñoz Seca para echar un vistazo a La Inesperada Sol Dual, propuesta de performance musical formada por un batería marciano apoyado por un par de coristas y un bajista ocasional, llenaron el escenario de monitores viejos de televisión, todo muy loco, pero tambien algo repetitivo y petardo. En fin el Monkey tiene estas cosas.

Después de que Xoel López cerrara el escenario Desencaja en su tercera y última actuación tratamos de ver a Toundra pero la sala Scala Lounge estaba a reventar y el acceso a la misma era limitado, pero por lo que nos han dicho fue un concierto brutal, trash-metal inteligente, me cuentan, aunque parezca una contradicción. Pasamos de largo de Mucho Teatro donde tocaban Los Cuantos para apostar por Fee Reega, una pizpireta chica alemana que le da réplica a nuestra Russian Red partiendo de un estilo similar pero cantando en castellano con un marcadísimo acento guiri unas letras de lo más procaces e hilarantes como en Pito Morado.

Pájaro en el Monkey Week 2012

El fin de fiesta de la noche y del Monkey corrió a cargo de Pájaro, Gallon Drunk y Las Muñecas de la Calle Feria, tres ejemplos del lado más canalla y vicioso del Rock & Roll. Pájaro realizaron un set impecable técnicamente con tres guitarristas de arte con Andrés Herrera a la cabeza. Instrumentales como Tlp y Santa Leone, donde Morricone se choca de lleno con la Banda de Las Tres Caidas, y otras cantadas como Perché y Las Criaturas II dedicada a su gran amigo Silvio. Gallon Drunk, banda inglesa de rock oscuro en la onda de The Bad Seeds, Birthday Party o The Dirty Three eran los cabeza de cartel oficiosos del festival y de eso ejercieron; guitarra aporreada, saxo a lo Coltrane y un batería de pura raza apabullaron con temas como You Made Me o Hangin’on y  A Thousand Years de su último disco The Road Gets Darker From Here. Un concierto de rock sucio y peligroso de una banda en estado de gracia.

Para terminar levantamos un poco el pie para terminar con Las Muñecas de la calle Feria, banda glam-rock formada por músicos sevillanos que en esta ocasión no se pasaron con el rímel y nos ofrecieron temas como Me gusta ser un Chulo y En la Cresta del Enrolle intercaladas con versiones del género. Y así, con nuestras Chicas del Drugstore (tú ya sabes cómo son) terminó la cuarta edición del Monkey Week 2012. Una edición que a pesar de dejarnos con dolores de espalda, riñones (por una u otra razón) o perdidas de voz, nos invita a volver a pisar El Puerto de Santa María por quinta ocasión. Éxito de crítica y público, que en estos tiempos ya es bastante.

[flickrslideshow acct_name=”revistawego” id=”72157631790308210″ width=”670″ height=”450″]