Crónica y fotos: Iván Ferreiro en Nocturama

Por Beatriz Hidalgo

Agosto se va y, con los últimos vestigios del verano, el ciclo de conciertos Nocturama se acaba. Si el año pasado fue Coque Malla quien consiguió llenar el Patio del Monasterio de la Cartuja, este año ha sido Iván Ferreiro quien ha colgado el cartel de entradas agotadas.

Ivan Ferreiro en Nocturama

[Texto: Beatriz Hidalgo / Fotos: Iram Matínez]

El expirata salió al escenario para interpretar, en su versión más acústica, las canciones de su último disco, Confesiones de un artista de mierda (2011), en el que redefine algunos de los temas más destacados de su carrera musical. Bien distinta a su última visita a la capital hispalense, Ferreiro salió al escenario acompañado únicamente por los acordes de su hermano Amaro, junto al que tocó al teclado algunos de sus grandes éxitos.

Apenas hicieron falta un par de notas de Me toca tirar para sumergir al público, tan heterogéneo como siempre, en un ambiente de complicidad que sólo las canciones de Ferreiro pueden crear. Reflexiones y sentimientos tan letales como sufridos que los asistentes, embobados, simplemente escuchaban. “Sois el mejor puto concierto reducido que hemos tenido”.

Seguirían abriendo boca la genialidad agridulce de Paraísos Perdidos, Jetlag y Tristeza, para dar paso a la “zona sucia”, como el propio Ferreiro llamó: Extrema Pobreza, Ciudadano A y Fahrenheit 451 consiguieron sacar una vez más “lo peor del ser humano”. Una interpretación desgarradora, aún más dramática gracias al acústico, que subraya la resignación intrínseca de los temas.

Ivan Ferreiro en Nocturama

No faltaron NYC, Santa adrenalina (que interpretó a capella), Camino para el tiempo y la distancia, Mi furia paranoica e Inerte hasta llegar a las versiones de la noche: Diecinueve de Maga, Tierra de Xoel López, Insurrección de El último de la fila (que los fans cantaron al unísono prácticamente toda la canción ante el deleite de Ferreiro) y Toxicosmos de Los Planetas.

Grandes canciones de su etapa junto a Los Piratas arrancaron al público aplausos, silvidos y hasta algún que otro piropo. M, Años 80 o Promesas que no valen nada llegaron y arrasaron como siempre.

Pronto llegaría una de sus mejores canciones. Toda la verdad y Rocco Sigfredi dieron paso a la inigualable Turnedo en su versión más acustiquísima, que los que allí estuvimos no tardamos en tararear y cantar hasta ahogar la voz de Ferreiro. “¿Quién no tiene valor para marcharse? Marcharse y aguantar”.

Hasta en tres ocasiones se despidió de la muchedumbre, pero Ferreiro no abandonaría Sevilla sin cantar otros grandes himnos como El equilibrio es imposible y Mi coco, que pusieron el broche de oro a una noche de verano predecible pero perfecta.

[flickrslideshow acct_name=”revistawego” id=”72157631319313764″ width=”670″ height=”460″]

Setlist. Iván Ferreiro. Festival Nocturama (Monasterio de la Cartuja -CAAC-. Sevilla). Miércoles 30 de agosto de 2012.

1- Me toca tirar

2- Paraísos perdidos

3- Jetlag

4- Tristeza

5- Extrema pobreza

6- Ciudadano A

7- Farenheit 451

8- NYC

9- Santa adrenalina

10- Canciones para el tiempo y la distancia

11- Mi furia paranocia

12- Inerte

13- Diecinueve (Maga)

14- M

15- Tierra (Xoel López)

16- Años 80

17- Promesas que no valen nada

18- Insurrección (El útlimo de la fila)

19- Toda la verdad

20- Rocco Sigfredi

21- Toxicosmos (Los Planetas)

22- Turnedo

23- El viaje de Chihiro

24- Días azules

25- El equilibrio es imposible

26- Mi coco