Crónica: The Bright en Fun Club

Por Diego A. Vicente

La noche del sábado la banda leonesa The Bright presentaba, entre excepcionales medidas de seguridad (aún se desconoce el motivo de tan abundante presencia policial en los aledaños de la Alameda) su primer álbum de estudio ‘Soundtrack For A Winter’s Tale’ (Subterfuge, 2011) en la sala Fun Club de Sevilla. La asociación entre chicos rock y chicas folk de voz templada parece dar excelentes resultados. Ahí están para confirmarlo M. Ward y Zooey Deschanel (She & Him), Alyson Krauss y Robert Plant, o la legendaria pareja formada por Emmylou Harris y el malogrado Gram Parsons. Del mismo palo vienen The Bright: Miryam Gutiérrez, excelente vocalista (a la altura de Heidi Spencer o de Sarah Lee Guthrie) y Aníbal Sánchez, talentoso guitarrista que constituye el complemento eléctrico para la magnética voz de Miryam.

[Crónica: Diego A. Vicente / Fotos: Iram Martínez]

The Incredible Shouting Market fueron los encargados de hacer las presentaciones. El quinteto malagueño fue captando oyentes y acercando el público al escenario con las composiciones de su primer trabajo EP (2011) al que sumaron alguna novedad recién sacada del local de ensayo. Temas que se dan a la fuga a través de numerosas influencias para una banda en busca de un sonido propio. El clima rock lo pone la eléctrica de Juan Luís Fernández, que sumado a las líneas de teclado y a la versatilidad de la voz de Silvia Casadesús, permite a The Incredible Shouting Market experimentar con el rock alternativo americano de los noventa – ‘She’s A Bird’ suena a unos The Breeders elocuentes-, resucitar a golpe de bajo y batería el sonido Bristol con ecos a Portishead en la voz de Silvia, y todo ello sin renunciar a coqueteos en el filo de la navaja del post-rock con las explosiones a la guitarra de Juanlu. Se despidieron con ‘Home’, que también cierra el EP, un tema río de más de seis minutos de duración que arrastra todas sus vertientes musicales y que posiblemente sea su mejor canción hasta la fecha.

The Bright en Fun Club

The Bright tomaron el escenario en formación de quinteto; acompañados al bajo por Juancho López , Javier Marigorta (también productor del disco) a la batería y David Francos, multi-instrumentista que saltaba de los teclados para tocar con mimo un xilófono fluorescente o se apoyaba en el violín con verdadera pasión. ‘Rocking Chair’ fue la elegida para comenzar. Canción de corte temporada otoño/invierno que va creciendo hasta alcanzar paisajes del lejano oeste con el solo de guitarra de Anibal Sánchez. Rescataron la melancólica ‘Rain’ y la ácida ‘Rotten Crops’ de los comienzos de la banda y luego retomaron la senda de ‘Soundtrack For A…’ por los caminos del folk más intimista con ‘Losing Your Way’. Elegido como single del disco, ‘Your Private Garden’ era uno de los temas más esperados. Quizá la canción más rock del disco, con la que definitivamente Miryam se dejó llevar y entonó con más vigor, a la vez que acompañaba con la acústica. Anibal fue alternando la guitarra eléctrica con la mandolina, como en la ondeante ‘Waving Flag‘ o el hit ‘Soundtrack’, con un magnifico final estilo ranchero gracias al vibrante violín de Francos.

La recta final del concierto estuvo dedicada a versiones de un puñado de artistas, la mayoría americanos, que son influencia para The Bright y que les sirven para construir su particular imaginario cowboy leonés. Tomaron ‘Tonight The Bottle Let Me Down’ del bravucón Merle Haggard, que supo más a ron-cola que whisky de centeno. Y antes de los bises hicieron la salvaje y folclórica ‘Bron-Yr-Aur Stomp’ de Led Zeppelin, que Miryam fue acompañando con palmas al aire, levantando los talones del público y poniéndolos a bailar como si estuvieran en un granero al final de la cosecha.

Ya en el tiempo de los bises, posiblemente mientras Iván Ferreiro, en el otro extremo de la ciudad, enfilaba el final con Turnedo, The Bright cerraron el concierto resucitando el espíritu de San Quentin con ‘Ring Of Fire’, muy celebrada versión de Johnny Cash y cantada por todos. Y finalmente se despidieron agitando el sombrero con ‘Cowgirl In The Sand’ obra del incombustible pacifista Neil Young.

[flickrslideshow acct_name=”revistawego” id=”72157629101067637″ width=”670″ height=”450″]