‘Some monsters die and others return’ el segundo trabajo de Marina Gallardo

Por Ana Carretero

Some-Monsters-Die-And-Others-ReturnDice una de mis poetas favoritas, Alejandra Pizarnik, “Ahora la muchacha halla la máscara del infinito y rompe el muro de la poesía”. Un verso que, para mí, plasma la esencia de la música de Marina Gallardo. La compositora de El Puerto de Santa María salta sin red en su nuevo disco ‘Some monsters die and others return‘ (Foehn records, 2010). En su debut, ‘Working to Speak’ (Foehn records,2008) , Marina jugaba con la contradicción entre la necesidad de expresarse y el dejarse llevar por lo instintivo, huyendo de los encorsetamientos del lenguaje y la abstracción.

En este segundo trabajo de estudio, en el que ha vuelto a contar con el productor Paco Loco y los músicos Nacho García y Pepe Benítez como compañeros de viaje, nos deleita con un racimo de historias acentuando el lirismo de las composiciones y sacando a pasear esos monstruos que se esconden tras lo cotidiano. La eterna lucha entre el mundo real y el que queremos construir.


Marina Gallardo – Nora por foehnrecords
Marina Gallardo – Nora
Cargado por foehnrecords. – Explorar otros videos musicales.

‘Some monsters die and others return’ se mueve de forma contenida en el campo del folk rock. Esta vez, la autora nos presenta un disco más pausado, quizás con menos floritura dotándolo de mayor intimismo y sencillez. La portuense parece recostarse en las guitarras desnudas y en el predominio del sonido acústico, perdiendo el miedo a mostrar sus canciones en esencia.

Escucha ‘Golden Ears’

Some-Monsters-Die-And-Others-Return-2-marina-gallardoAunque las comparaciones son odiosas, si en su anterior trabajo, retumbaban atmósferas de Julie Dorion y Tara Jane O´neil, en este álbum temas como ‘A Beast in me’ o ‘Golden Ears’ dejan entrever a PJ Harvey, Will Oldham o Bill Callahan como referencias. Marina ha perdido timidez, destapando registros más arriesgados y contundentes, balanceándose entre lo delicado y lo hosco, jugando con los tempos, la cadencia y los silencios. Su voz se precipita en forma de aridez, a veces susurrante y sensual y otras apagada y arañada.

Escucha ‘A beast on me’

De la inocencia, la luz y la esperanza de ‘Nora’, al escapismo de ‘New Worlds’ (“Los hombres necesitan fabricar nuevos mundos aparte de este”), Marina desgrana sus ideas, su forma de vivir y aproximarse al mundo. Esta vez creo que despojándose de dudas, menos atormentada y más segura de si misma. ‘Working to Speak’ era un buen debut con todos los defectos y virtudes propios de un primer disco. Y ‘Some Monsters die and others return’, una declaración de intenciones: personalidad, estilo y sobre todo, honestidad. Y vuelvo a citar a Pizarnik con aquello de “niña que en vientos grises, vientos verdes aguarda”. A ver cuáles son los vientos que aguardan a Marina Gallardo a partir de ahora.