Crónica del concierto de Nueva Vulcano en Sevilla

Por Ana Carretero

 Hacía ya cuatro años que los barceloneses Nueva Vulcano no tocaban en Sevilla. Había muchas ganas y mucha expectación por ver cómo defienden en directo los temas de su tercer disco ‘Los peces de colores’ (bcore, 2009). Un álbum de canciones más luminosas, más directas y sencillas. En definitiva, un trabajo que se acerca más al pop que los Lps anteriores ‘Principal primera’ y ‘Juego entrópico’. Y los catalanes se hicieron de rogar…  Sigue leyendo la Crónica

Al parecer, no satisfechos con el sonido de la sala Fun Club, decidieron cambiar el lugar del concierto, y apenas unas horas antes, se trasladó al Holandés errante, en el Polígono Calonge.

Parecía que esta vez los seguidores del grupo liderado por Artur Estrada (Componente de los míticos Aína) iban a poder verlos tocar en una sala conocida en Sevilla. Pero no, siguieron con la tradición de sus conciertos en lugares insólitos… Yo les he llegado a ver en una antigua lonja de pescado en Chipiona o en el sótano del Wall Street de Viapol. A pesar del cambio de ubicación, y de la competencia (ese día tocaba la sobrevalorada Annie B. Sweet en Obbio), los Nueva Vulcano consiguieron congregar a un buen número de asistentes.

Si algo no les ha faltado nunca a la banda catalana es actitud y energía arrolladora en el escenario. Con esa fuerza salieron a darlo todo con uno de los hitazos de su ep ‘Los días señados’. Si en el trabajo de estudio, la voz de Estrada es más clara y nítida, en el directo siguen apostando por el protagonismo de los instrumentos frente a la voz. Con los amplis a toda tralla, los Nueva comenzaron a desgranar algunos de los temas de su último disco: Amor moderno, Níquel y Canela, Dulce y Ácida, La ley de costas y la esperada, Te debo un baile. Toda una demostración de cómo la crudeza y la tensión son perfectamente compatibles con los estribillos y las melodías pegadizas.

En directo, los temas de “Los peces de colores”, sin embargo, sonaron mucho más vacíos que en el disco, en donde las guitarras están muy producidas. Hubo coros en el público donde antes había saltos y empujones. Un cambio curioso…

“El siglo me pide luz, me pide hijos”… es una de las estrofas de Amor moderno…Y es que Nueva Vulcano han madurado. Con los años, se han ido haciendo más sutiles en su forma de componer, sus discos cuidan más los arreglos y acabados. Una fórmula en la que su punk rock es elegante y emocional. Eso sí, sus directos no han perdido ni un ápice de la fuerza a las que nos tienen acostumbrados.

Aunque la mayor parte del repertorio son canciones de “Los peces de colores”, tampoco faltaron canciones ya míticas del grupo: El día de la luna, En cualquier contexto, Las cosas y las casas, El día de mañana, Sagrada familia y la eterna Quiromancia, último tema de un concierto en el que salieron al escenario hasta en dos ocasiones y con el que llegaron a la hora y media de concierto.

Por su parte, los sevillanos Cerebral lo tuvieron más difícil. Eran los teloneros y les tocó la ardua tarea de romper el hielo de una noche en la que los asistentes tuvieron que recorrerse media ciudad para llegar al concierto. El grupo presentó los temas su último trabajo “Matemática” (Pragma records, 2009) en los que hicieron gala de su rock progresivo. Los agudos del cantante recordaban en momentos puntuales al Miguel Rivera de los primeros Maga, aunque el sonido de la banda es mucho más contundente.