Crónica: Concierto de presentación de la plataforma Sevilla Sound

Por J.M. Campos

J.M. Campos / [email protected]

Anoche se presentó en Fun Club el álbum Sevilla Sound vol. 1, compendio de bandas del espectro rock de la ciudad y del que WEGO! regala 50 copias, con un concierto firmado por Zico, Chencho Fernández & smoking kills y Termostato. Una selección limitada de los 23 participates del disco, fruto de una plataforma que hace suyo el lema de ‘La unión hace la fuerza’.

Zico se presentó a la voz de “Dios salve a la plataforma”. El grupo pagó el precio de abrir el telón, media hora más tarde de la hora fijada, mientras la gente aún llegaba a la sala con cuentagotas. De modo que el ambiente no fue el idóneo para disfrutar de su
propuesta intimista
, en la línea de conjuntos como La habitación roja o La buena vida. Su actuación, constante y con pocos altibajos, para lo bueno y lo malo, tuvo su excepción en la última canción, gracias a la muy emocionante ‘La carrera de Mark’.

Recogieron el testigo Chencho Fernández y su banda, los smoking kills. Su sonido, más folk y menos pop que sus predecesores en el escenario, hizo entrar en calor definitivamente a un público ya numeroso.

Las chicas de la primera fila dirigieron piropos a la camisa elegida por el vocalista y espolearon a los músicos, mientras ellos apuraban sus vasos de cerveza. Se prodigaron en historias meláncolicas y agridulces, con referencias a Sevilla en muchas de sus piezas, como ‘La estación del Prado’, y lucharon contra los problemas técnicos del teclado.

“Os dejamos con una banda de rock de verdad”, despidió Chencho, y no engañó al personal. Termostato multiplicó por diez los decibelios con diabólicos riffs de guitarra y mucha mala leche. Su actitud punk y letras transgresoras se hicieron notar en el estrado: “Somos la parte macarra de la plataforma”, reconocieron, aunque se dieron un respiro con ‘La chica de nadie’. Invitaron a cantarse una a Chencho, quien recriminó al vocalista el estar insultando poco. Gritaron ‘Libertad sexual’ para después lanzar dos balas más de su rock garage y poner el punto y final a la velada.

Larga vida a Sevilla Sound.