Exposición de Carlos Alcolea en Sevilla

Por J.M. Campos

J.M. Campos / [email protected]

‘Nadar, mirar, pintar’. Bajo este nombre se enmarca la exposición que reúne algunas de las piezas fundamentales del legado de Carlos Alcolea, miembro de la corriente de la nueva figuración madrileña. La muestra puede contemplarse hasta el próximo 30 de noviembre en la Fundación Cajasol de Sevilla, situada en la calle Laraña.


La exposición se divide en tres salas, cada una en una planta diferente del edificio. A través de la primera se contextualiza la obra del gallego junto a cuadros de sus compañeros de corriente, como Luis Gordillo, Carlos Franco, Chema Cobo, Guillermo Pérez Villalta y Manolo Quejido. La segunda sala reúne ‘Las piscinas’, metáfora que utilizaba el artista para reflejar su concepto de vida, mirada y arte. También se expone una edición del libro poético de Kiko Rivas ‘Aprender a nadar’, ilustrado por el propio Alcolea. Por último, la primera planta acoge una selección de sus dibujos y bocetos a modo de diario artístico.

Juan Bosco, comisario de la exhibición junto a José Soto, explicó la dificultad que supuso organizarla debido a que los cuadros se encontraban tanto en instituciones como en manos privadas. De igual forma, comentó la separación por parte de los miembros de la nueva figuración (más que un movimiento, una “dirección artística” en palabras de Bosco) de cualquier tipo de ideología, así como su vinculación con el pop art, especialmente en lo que se refiere al “estallido de color”. A modo de anécdota, relató que algunos de ellos expusieron en la capital junto al cineasta Pedro Almodóvar.