Grande Days: “El público conecta con nosotros como si fuera uno más”

Por Nuria Sanchez

Es como una droga. “Hope” salva mis tardes desde que diera con Spark. No sé qué he hecho todo este tiempo sin saber de ellos. Quizás no me lo perdone nunca, quizá sí. Pero Grande Days son ya uno de mis grupos top, de esos a los que tenemos que seguir durante toda una vida para sentir que nos gustan y, sobretodo, para poder presumir de su historia delante de la familia. Y a mí me ha costado sólo cinco minutos de reproducción para saber que lo que hacen no sólo me llega, me atraviesa. Un sonido escalofriante, envolvente, muy guapo. Soy fan de una banda que muchos también acaban de conocer. Qué cosas tiene esta vida. <<Creo que más o menos somos una banda nueva. Estuvimos un año tocando, antes teníamos un grupo de versiones y a ese grupo nos ofrecieron un concierto. Nos plantemos montar un grupo y lo hicimos en un mes. Empezamos a movernos y nos fue bastante bien, incluso nos seleccionaron para un par de festivales que hay aquí en Guipúzcoa. Íbamos muy bien pero, por temas personales, tuvimos que parar un año. Ahora hemos vuelto, hemos grabado disco y enseguida a tope. Quiero decir que tampoco es que llevemos cinco años tocando, pero creo que la progresión está siendo bastante aceptable y buena>>.

2017 les lleva de gira con Spark (chispa) en el equipaje, un trabajo con personalidad si hablamos de contenido y con mucha esperanza en los finales que, por ser finales, representan con diferencia el mejor momento para volver a comenzar. <<Todo esto viene de un poema de Bukowski. Uno del grupo lee mucho a Bukowski. Todos tenemos problemas, además siempre hace malo en Donosti (risas). Quisimos transmitir un pensamiento. Encima de las nubes, ahí, hay una montaña que queda justo por encima de ellas y, después de toda esa lluvia (que representa esas cosas malas que nos pueden pasar en un momento dado) hace un día soleado ,un día como en Sevilla (risas). El disco, aunque cuente problemas y tal, no es para nada depresivo, habla más de una superación… Una superación que se refleja en la última canción (“Hope”), la que cuenta (cogido de un verso de Bukowski) que siempre tienes que guardar una chispa, por muy mal que te vaya, porque con esa chispa puedes quemar un bosque entero. De ahí el diseño de la portada del disco (llamas en un bosque, la montaña y arriba del todo, despejado), que corre a cargo de Miren Asiain Lora, una chica de Pamplona amiga nuestra, que ahora vive en Buenos Aires. La verdad es que le está yendo genial, ha ganado un premio de ilustración iberoamericana. Llevo trabajando con ella desde hace muchísimos años, nos hacía los carteles para los conciertos. Es amiga desde hace mucho. Le ofrecimos hacer la portada, le contamos un poco de qué iba el asunto, le pasamos las canciones, y la tía lo clavó. Siempre que nos hace algo se nos cae la baba. Es alucinante lo que hace. En definitiva, el mensaje de Spark es: aguanta, que lo vas a conseguir siempre. Siempre nos dicen que hacemos música muy triste, pero en el fondo intentamos reflejar también esa esperanza>>.

Después de recorrer España de punta a punta, el pasado 14 de enero ocuparon el escenario de FunClub para conocer al público sevillano. MIDI PURO les acompañó en el encuentro. Lo que vivieron en la ciudad es ya una experiencia que recuerdan alucinante. <<La verdad es que la experiencia fue muy buena. Con MIDI PURO estuvimos muy a gusto. Personalmente, me gustó mucho lo que hicieron. Pero, sobretodo, a gusto porque la entrada – aunque sin ser un llenazo, ni mucho menos – fue de maravilla. El público estaba entusiasmado, calladito. Muchas veces nos han dicho que creamos un ambiente muy ceremonioso cuando tocamos, pues por el sonido que tenemos,el tipo de canciones con poca letra y con mucha instrumentación… Entonces es alucinante cuando bajas de repente las revoluciones y notas al público atento. Sevilla tuvo eso. Fue un gustazo. Prefiero eso a un SOLDOUT en Sevilla con todo el mundo hablando. En Fun Club se creó un ambiente alucinante, de verdad>>.

De Donosti a Sevilla una paradita en el camino nunca viene mal, mucho más cuando se trata de Madrid y de tocar junto a Oso Miel Oso. <<Llenazo total, ambientazo, maravilloso. Comenzar la gira y arrancar así hace que uno siga con ganas>>. Antes de arrancar con la tira de conciertos, fueron seleccionados por Artistas En Ruta (AIE, Sociedad de Artistas), ayuda que les permite girar de forma subvencionada alrededor de nuestro país. Una noticia que ya se ha hecho realidad, primero con Madrid y hace poco en Sevilla. <<Nosotros nos apuntamos en su día y, cuando recibimos la noticia de que habíamos sido seleccionados, prácticamente se nos había olvidado que nos habíamos apuntado. Ha supuesto la opción de poder hacer un concierto, por ejemplo, en Sevilla que, de otra manera, hubiera sido imposible. Sólo con los kilómetros y los gastos todo se complica, además de que llegas a Sevilla e igual nadie te conoce. Artistas en Ruta te da una notoriedad. Recuerdo a un chico en la sala al que le pregunté que cómo nos había conocido. Me contestó que iba en el coche y que sonamos en Radio 3. Tuvo que parar el coche para apuntar en algún sitio el nombre del grupo (risas). Después nos buscó y nos escuchó, que le gustamos, me dijo. Que te cuenten esas cosas es imposible si no tienes una ayuda por parte de iniciativas como la de AIE , que te dan la promoción que todos los grupos necesitamos. Es una experiencia que no vamos a olvidar en la vida. Llevamos varios años tocando juntos, pero no habíamos salido prácticamente de Euskadi. Tocamos una vez en Francia, cerca de San Sebastián, y poco más. La idea de salir a Madrid, al día siguiente a Sevilla, ahora nos vamos a Vigo (tocaremos seguramente en Santiago), ir a Barcelona… Todo eso es un ‘subidón’>>.

Como no podía ser de otra manera, muchas fechas les esperan. La siguiente habla de Bilbao el próximo 28 de enero. La Ribera será testigo directo de una instrumentación que nos sube al cielo después de recordarnos que, aunque en esta vida hay cosas asquerosas, llevamos en el ADN la capacidad de superarlas. Y lo harán como de costumbre, con una característica disposición sobre el escenario, que hace que el público se sienta parte del grupo. <<En Bilbao tocaremos, eso es. Nosotros en directo no es que pasemos de la gente que viene a vernos, ni mucho menos, pero siempre nos gusta montar una formación en forma de U en la que todos los músicos nos miramos sin estar de cara al público. Intentamos conectar entre nosotros. Y por eso muchas veces considero que el público conecta con nosotros como si fuera uno más. Se forma una ceremonia en la que la música te absorbe y te lleva en ese viaje: en ese camino que te hace pasar por debajo de las nubes, subir la montaña y llegar a ese sitio espléndido y soleado>>.