«Estrenar en Sevilla es un sueño hecho realidad»

Por Iram Martinez

Rocio-Mesa-OrensanzCon 29 años, Rocío Mesa, cumplirá esta noche uno de sus sueños. Estrenar su primer largometraje en el Sevilla Festival de Cine Europeo. Orensanz es un documental sobre la figura del artista contemporáneo Ángel Orensanz, quien cambió el pequeño pueblo de Larués en Huesca por el Lower East Side en Nueva York. Esta periodista granadina, cambió su trabajo en Se Llama Copla para cruzar el charco gracias a una beca Talentia y estudiar cine en Los Ángeles Hoy recoge el primero de los frutos de la apuesta de las administraciones por los talentos locales. El estreno de Orensanz será este lunes 11 de noviembre a las 19:45 en el Teatro Alameda. Compra aquí tus entradas

¿Como llega una periodista granadina hasta la New York Film Academy?

Llegue allí a estudiar un máster en dirección de cine documental gracias a una Beca Talentia de la Junta de Andalucía. La verdad es que de otra forma jamás me habría podido permitir seguir estudiando y mucho menos en el extranjero. Estaré siempre agradecida a esa gran oportunidad y espero que el sistema de becas en España siga funcionando para todas aquellas personas que trabajan duro y se merecen una oportunidad.

¿Crees que es importante el apoyo de las instituciones para sacar todo el provecho del talento de los creadores locales? ¿Que opinas de los recortes en educación?

Mis padres son ambos maestros y yo he crecido en un contexto en el que la educación me ha parecido la clave de la sociedad. Algo casi sagrado que hay que cuidar y respetar. El sistema educativo está ahora en pleno proceso de evolución y adaptación a la era digital y necesita más apoyo que nunca, tanto en infraestructuras como en profesionales. Hoy en día sabemos que hay otras miles de cosas que podrían ser recortadas antes que la educación, es una obviedad que nos enfurece a todos. La crisis económica está provocando grandes desigualdades sociales y está sumiendo a familias enteras en situaciones muy complicadas, hoy más que nunca necesitamos becas, reducción en el precio de las matrículas y facilidades para la escolarización. El pueblo español no tendrá dinero, pero tiene mucho talento y es una pena que no apostemos por ello. En mi caso por ejemplo, te puedo asegurar que no estaría estrenando una película si no fuese por el apoyo institucional.

¿Te ha sido difícil adaptarte al estilo de vida de una ciudad como Los Ángeles?

Los Angeles es una ciudad muy dura. No es como Nueva York, que te acoge con los brazos abiertos desde el primer día. A los Angeles hay que conocerla y conquistarla poco a poco. Por ejemplo, no es un lugar antropocénrtrico, es cochecéntrico. Tienes que hacerte a la idea de que vas a pasar en coche la mayor parte de tu vida y creo que eso es lo que más me costó. Echo de menos caminar, la espontaneidad que conlleva ir andando a los sitios y las relaciones sociales que se derivan de ello. No obstante, he conseguido crear una bonita comunidad de amigos y una serie de rutinas que han hecho que cada día me sienta más cómoda. Hay cosas realmente positivas de la ciudad, como la posibilidad de estar en contacto directo con la naturaleza o las grandes oportunidades laborales que se ofrecen para los que trabajamos en el cine y la televisión.

Orensanz¿Cómo surgió tu pasión por el documental? ¿Cuál fue el punto de inflexión que hizo que pensaras «Yo quiero hacer esto» 

Ha sido un proceso evolutivo muy natural. Yo empecé siendo una periodista que amaba el cine y que estaba un poco peleada con la objetividad. Y supongo que una cosa llevó a la otra.

Traffic in L.A. Sucks habla sobre las dificultades de moverse en bicicleta por una gran ciudad. ¿Qué te movió a hacer este documental? ¿Cómo hacen los ciclistas para sobrevivir por las calles de LA?

Este cortometraje documental fue un proyecto que hice para el máster que estaba estudiando. Tuve un accidente de trafico que me dejó sin vehículo motorizado durante un par de meses y decidí comprarme una bicicleta para transportarme en una ciudad donde los vehículos a pedales no son bienvenidos. Descubrí que había una comunidad de gente luchando por los medios de transporte alternativos y empecé a investigar sobre ello. Cada vez se hacen más progresos y la sociedad angelina empieza a concienciarse de que hay que salir del coche y respirar aire fresco, pero las distancias son enormes y el sistema de carreteras aún no está adaptado. Hay muy pocas millas de carril bici, y ser un ciclista te hace sentir en constante peligro. Una lástima, porque los Ángeles, al igual que Sevilla, es una ciudad con un clima excelente y casi ninguna cuesta.

¿Cómo descubriste a Ángel Orensanz y qué te llevó a hacer el documental?

A Ángel Orensanz lo descubrí haciendo unas entrevistas en la ciudad de Nueva York para el programa del Cultural.es «Con visado de Calle«. Me pareció un hombre insólito y muy peculiar. Cuando descubrí que había nacido en una aldea pequeñísima del Pirineo Aragonés fue cuando supe que ahí había una historia que contar.

Para Orensanz te rodeaste de amigos para el equipo de rodaje. Cuéntanos algo sobre ellos.

Todos los profesionales que han colaborado en la película han sido compañeros y amigos que decidieron trabajar en el proyecto a cambio de una experiencia. Ninguno teníamos sueldo, pero sí muchas ganas de hacer cosas. Darío García, era mi pareja y viajó conmigo a Nueva York y a Larués cargando una cámara. Mis compañeros de New York Film Academy Merry Colomer y Nicolás Montesinos colaboraron en la parte estadounidense haciendo la producción y el sonido respectivamente. Ernesto Novales, un gran profesional y amigo, me acompañó hasta el Pirineo para encargarse de todas las labores de producción y para cocinarnos maravillosos potajes que mantuvieron a todo el equipo con fuerzas. El músico David Cordero no dudó en componer los temas originales de la película, entre otras cosas por la amistad que nos une. Hay otros miembros del equipo a los que no conocía a priori pero que ya son parte de la familia, como Ana López, una chica de Valencia que hizo el sonido en España. Y un largo etcétera de colaboradores que confiaron es este proyecto sin dudarlo y a los que siempre les estaré agradecida. Además tengo que decir que mis padres también han jugado un papel muy importante en todo este proceso, porque sin su apoyo está película nunca habría visto la luz. Hacer cine independiente es duro, pero con amigos y familiares como los míos, es mucho más sencillo.

Hiciste el pre estreno de tu primer documental en Larués, el pueblo natal de Ángel Orensanz, ¿Cómo te sentiste ante la primera proyección en público?

El pase privado que hicimos en Larués ha sido, sin duda una de las experiencias más bonitas de mi vida. Es un pueblo muy pequeño, con unos 30 habitantes, casi todos muy ancianos, en el que nos acogieron con muchísimo cariño desde el primer día. Volver al lugar donde rodé la película y asistir al momento en el que los protagonistas la vieron por primera vez fue muy emocionante. Ellos son los que hacen Orensanz, siendo ellos mismos, y a ellos les debo todo mi respeto y admiración.

Y ahora estrenas Orensanz en el SEFF, en Sevilla, una ciudad en la que has pasado buena parte de tu vida. ¿Cómo te sientes?

Estrenar en Sevilla es un sueño hecho realidad. Más de diez años he vivido en esta ciudad y desde que se creó el festival he sido una asidua espectadora. Asistir como directora es algo que todavía no termino de creerme. cuando los chicos de Playtime, mi distribuidora, comenzaron a mover la peli por festivales me preguntaron: «¿Tienes alguna preferencia?» y les dije: «Si, mi ilusión sin duda es estrenar en Sevilla». Y ya ves, está pasando. si alguien quiere saber cómo es la cara de la felicidad que asista el lunes al estreno.

Supongo que ahora te volcarás en la distribución del documental y en moverlo por festivales, pero después de esto, ¿tienes ya en mente tus próximos proyectos?

Por supuesto me gustaría seguir haciendo cine documental. Ya hay un par de ideas que me rondan, pero buscar financiación y tiempo hacen que los proyectos se ralenticen. Terminar Orensanz me ha llevado dos años, así que no sé cuando será la próxima vez que estrene algo.

Actualmente estás desarrollando tu carrera en EEUU. ¿Volverías a España?

Por supuesto. Estados Unidos es una experiencia temporal y como tal es maravillosa, pero mi futuro lo veo en España.