Qué hacer después del final de Breaking Bad

Por Marina Montes

cristales-heisenberg-wego

Si eres de los que ya ha visto el final de Breaking Bad puedes leer con tranquilidad este post. Si no… también. Prometo no revelar ningún spoiler porque sé lo que fastidia eso. Yo lo hice sin querer con Pocahontas y todavía me lo echan en cara casi 20 años después. Pero, centrándonos en materia. Hemos venido a hablar de mi libro Breaking Bad y cómo superar la pérdida. Dicen que en los duelos hay varias fases y que hasta que llega la de aceptación se pasa regular. En nuestro caso, la fase de negación pasa por buscar toda la información posible sobre la serie, ver todas las entrevistas y leer los finales alternativos. Pero eso no nos ayuda nada. Así que hoy te traigo algunas ideas que puedes hacer mientras se te pasa el mono de ver más episodios. Que no, que no los hay, comienza a asumirlo.

Fabrica cristal azul

Si de verdad no puedes resistir no ver más cristales azules y necesitas tenerlos en tu vida, puedes cocinarlos tú mismo. No, no te estoy diciendo que te conviertas en un narco de barrio. Te estoy hablando de caramelitos de azúcar con sabor a limón. Vale, queda un poco descafeinado, pero ¿y lo que molan? Además los ingredientes que tienes que usar estarán a tu alcance: azúcar, agua, sirope de maiz, esencia, colorante alimenticio… La receta completa la tienes en esta web y el resultado, como puedes ver, es espectacular.

Aprende química

Tú también lo flipaste en el capítulo aquel en el que de un puñado de tornillos y una esponja sacaron unas baterías para el coche. Además tenía su lógica, no llegaba al nivel sobaquero de McGiver. Si te picó el gusanillo de la química -que a todos nos ha picado, reconozcámoslo-, puedes sacar provecho de la serie. No te digo que te apuntes a una carrera porque ya sabemos cómo están las matrículas universitarias, pero sí que puedes aprovechar el tiempo libre que te ha dejado la serie para ponerte al día con la química. Seguro que ya se te han olvidado que eran las valencias, los enlaces covalentes y todas esas cosas, ¿verdad? Puede que la televisión no sea tan mala al fin y al cabo y nos haya motivado a ponernos a estudiar algo. Aunque sólo sea para fardar con los amigos. Si no sabes por dónde empezar, en la red tienes miles de cursos gratuitos con los que iniciarte en este apasionante mundo. Eso sí, sé realista: Walter White sólo hay uno.

Espera al spin off de Saul

Si lo tuyo de verdad no tiene arreglo y quieres volver al Breakingverso, todavía tienes un poco de esperanza. Sólo que tendrás que esperar un poquito más. La AMC prepara un spin-off de Saul Goodman y algunos actores, como Giancarlo Espósito (Gus Fring), ya se han ofrecido a aparecer en esta nueva serie. Que sí, que no será lo mismo -está enfocado a ser una comedia, según las primeras informaciones- pero sólo con escuchar aquello de «Better call Saul!» nos entrarán unas cosquillitas por el cuerpo… No, no será lo mismo, pero ayudará.

Vuelve a ver la serie

Esta opción es poco recomendable porque, amigo, puedes entrar en un bucle y no salir jamás. A mí casi me pasa con Lost. Cuando acabó la serie y sufrí ese vacío existencial en el que no sabía que hacer con mi vida volví a ver uno a uno todos los capítulos de la serie. Es una experiencia chula porque recuperas detalles que antes se te habían pasado por alto o te habían explicado después y entiendes mucho mejor la trama. Con Breaking Bad puedes volver a deleitarte con esa fórmula tan característica de la serie de «te muestro el final para que veas cómo se ha liado parda y luego te cuento cómo han llegado hasta ahí». Hay que reconocer que el tito Gilligan es todo un artista en esto de la narrativa. Pero cuando acabes el revisionado, cambia de serie. Tu salud mental te lo agradecerá.

Haz el BaD Tour

Esta es la última opción. Si de verdad eres un adicto a Breaking Bad -y tienes un poco de dinerillo ahorrado-, nada mejor para cerrar esta etapa de tu vida que haciendo el BaD Tour. Los amigos de Albuquerque han visto claro el negocio y se lo han montado bastante bien. En este tour visitarás trece localizaciones de la serie, entre ellas las casas de Walter y Jesse, la lavandería o el motel Crossroads. Lo mejor de todo es que podrás ir a comer a Los Pollos Hermanos. Bueno, al lugar donde se grabaron las escenas. Eso sí, si has decidido que tus próximas vacaciones serán en Nuevo México, reserva con antelación. Cada vez que abren la venta de entradas a este tour duran horas.

Y ahora sí, es el momento de darle el adiós definitivo a la que, puede ser, la mejor serie de la historia de la televisión. Busquemos alternativas, puede que no sean tan buenas, por ahora, pero es lo que nos queda para sobrellevar nuestra seriefilia.

That’s all, bitches!