Crónica: Fon Román en Fun Club

Por Ana Carretero

La sala Fun Club fue el destino final de la minigira sureña del vigués Fon Román, que ha tocado estos días por lugares como La Línea de la Concepción o Estepona. Le esperaba bastante público, pese a que este sábado estaba marcado en el calendario musical hispalense por diversos eventos. Por un lado, el concierto de Bunbury, que sigue convocando a un buen número de incondicionales. Por otro, el festival acústico de pop solidario en Obbio, que reunió a varios grupos de la escena independiente como Cosmonauta, Los Alimentos, Modesto Colorado o Juano de All la Glory. Román vino a presentar su segundo trabajo en solitario desde que desaparecieran Los Piratas y tras sus escarceos más postrockeros con Suso Sáez en Trash of Dreams. ‘Entretelas’ (Pequeñas Ilusiones, 2011) es un disco de once canciones pop de corte intimista. Un trabajo que, en directo y con banda, se tornan en piezas más ruidosas, confiando en las distorsiones de guitarra y otra paleta de efectos sonoros. Confirmación de lo que siempre se dijo de Fon Román: que era el responsable de la vertiente más electrónica y experimental de Los Piratas y que más allá de ser de un buen guitarrista, tiene un talento innato para la producción y los arreglos.

Mira la web de Fon Román

La noche comenzó con la malagueña Carmen Boza que, después, en mitad del concierto de Fon, subió a cantar con la banda ‘Mix de ti y de mí’. Lástima que en su intervención las voces fueran imperceptibles. Fon y su banda abrieron con una intro instrumental de guitarras en loops para ir desgranando poco a poco distintas canciones, tanto de ‘Entretelas’ como de su trabajo anterior, ‘Silencio cómodo en un jardín descuidado’ (Subterfuge, 2006). ‘Vidas en relieve’, ‘Cometas estáticas’, ‘Dosis PR’ , ‘El idiota’, etc. El concierto logró crear un clima íntimo con un público cómodo que hasta coreó fragmentos de sus canciones favoritas.

En ‘Dos elevado a uno’, Román sacó un tecladito, para acompañar el tema y en el bis de la noche interpretó solo y con acústica ‘Colegios vacíos’. Para mí el mejor momento del concierto. Tras ella, llegó ‘El morboso’ y ‘Corazón de juguete’, que culminó con un final de estos de bombo y platillo con el que los músicos a base de aporrear batería y meter distorsiones se quedaron a gusto. Un concierto honesto e íntimo en el que pude comprobar que Fon Román gana en las distancias cortas y que, pese a estar respaldado por una banda sólida, es en solitario y con acústica donde más me transmite.

Echa un vistazo a la agenda de Sevilla, con todos los eventos de la ciudad.


Las fotos que ilustran esta crónica pertenecen a Miguel Vidal