Lagartija Nick, en ‘Zona de conflicto’

Por Ana Carretero

lagartija-nick-zona-de-conflictoAna Carretero / Hoy en la radio han dicho que ‘Zona de Conflicto’ (Chesapik, 2011) es el tercer álbum de estudio de los granadinos Lagartija Nick, un dato que me ha chirriado como si fuera un acople del micro de la locutora, que por cierto después ha hablado del concierto de Christina Ronsenvinge, sin pronunciar la ‘e’ final, que quedaba como más internacional. Así estamos. A estas alturas, una de las bandas más consolidadas de la música independiente española, un grupo que ha desdibujado los límites de ciertos géneros musicales y ha llegado a cotas de genialidad con experiencias sonoras como el ‘Omega‘, junto al maestro Enrique Morente, ‘Inercia‘ (Sony 1993- Everlasting 2008), ‘Su’ (Sony 1995-Everlasting 2009) o ‘Val del Omar’ (Sony 1998-Everlasting 2009), tiene que soportar que aún no conozcan su trabajo.

Con este punto de partida, me veo en la obligación de contaros que Lagartija Nick está formado por Antonio Arias (autor de ‘Multiverso’ en solitario, un disco recomendable), Víctor Lapido ( Grupo de Expertos Sol y Nieve junto a Jota de Los Planetas ) y Eric Jiménez (Bateristas mítico de Los Planetas). Algunos de ellos participaron de alguna u otra forma en 091, banda mítica del underground granadino que contó con la presencia de Joe Strummer de The Clash durante su andadura por la capital de La Alhambra. Que Lagartija Nick, después de años, vuelven al formato trío-bajo, guitarra y batería– y que ‘Zona de Conflicto’ es nada más y nada menos que su undécimo trabajo. Su última publicación ‘Larga duración’ (Everlasting, 2009) supuso un alto en el camino. En los últimos años se han dedicado a tocar, a reeditar leyendas vivas del pop rock patrio y girar por todo el mundo con ‘Omega’, disco indispensable para el que quiere investigar en torno a las posibilidades del rock y el flamenco, pero seriamente, no al estilo ‘apaleao’.

lagartija_nick_2011Tras este breve contexto, con el que espero ya nadie tenga dudas de quiénes nos ocupan, vamos a hablar de las canciones, del sonido, de las letras, etc. Nueve cortes forman este álbum en el que yo destacaría varias cosas. Me ha llamado la atención unas letras mucho más livianas, menos fascinadas y cósmicas, como si la banda estuviera harta de la preponderancia de la palabra frente a la música. Por eso, quizás, ha centrado su trabajo en la búsqueda de un sonido determinado, dejando paso a los tiempos medios en las canciones-elección que no me convence, la verdad- y a temas más terrenales. ‘Zona de conflicto’ abre el telón con ‘Mi vida anterior’, una especie de prólogo pop en el que recostarse para dejarse llevar por la distorsión, un sonido mucho más crudo, desprovisto de artificios y que recuerda a las producciones de Steve Albini. Fondo y forma pop con vocación rock, diría yo.

El LP se ha grabado en Motril en los estudios Gismo7 y bajo el control de Paul Grau, con el que ya es la tercera vez que trabajan. A mí parecer es un disco de estos que suelen tildar “de transición”, de los de calentar, volver a los ensayos, al local y a los escenarios. Me parece un disco bastante lineal en cuanto al sonido y con altos y bajos en el concepto. Me explico, lo mismo me parece un álbum que se entrega al dramatismo y la oscuridad como en ‘Crimen’, que a la fiesta y la celebración de ‘Panorama nº 5’. Eso me desorienta un poco, aunque se empeñen en decir que juegan a modular la intensidad y los altibajos.

De todos modos, nunca está de más verlos en directo y comprobar cómo regatean con sus canciones, haciendo símiles futbolísticas- que me constan le gustan a Antonio Arias, según he podido comprobar en una entrevista en La voz de Asturias- con batería y bajo por el centro y guitarras abriéndose al área. Sevilla, es la ciudad escogida para abrir su gira y el día elegido será el viernes 15 de abril. Un viernes reñido, sin duda, el que les toca a los granadinos compitiendo con el hype del pop ibérico, o sea, con Manel. Yo claramente me quedo con Lagartija Nick.