EL DESAFÍO DE LA PRENSA ARABE

Por Thomas Esposito

SEVILLA

Thomas Esposito

La situación de la prensa en los países árabes estuvo al centro del debate que tuvo lugar el pasado lunes 5 de mayo en la Carpa de la Plaza Nueva en el sexto día de la Feria del libro 2008. La mesa redonda, organizada por Casa Árabe y Fundación Tres Culturas, contó con la presencia del periodista egipcio Hisham Kassem y de su compañero marroquí Nureddin Miftah. Los dos periodistas han presentado el libro “El 2007 visto por los árabes”, una selección de noticias y reportajes publicados a lo largo del año pasado en los periódicos árabes. Según el editor Pedro Rojo, “una herramienta útil para comprender la situación de esos países acudiendo a fuentes originales, sin pasar por la mediación de los medios europeos” que siempre conlleva un diferente punto de vista. El acceso directo a las fuentes árabes es también el objetivo de Alfanar Traductores, que publica diariamente un boletín de prensa árabe traducida al español y que últimamente ha hecho de su web Boletin.org el espacio donde todos los internautas pueden acceder a una selección de esas noticias.

Los dos periodistas, solicitados por las preguntas de Pedro Rojo y Rafael Ortega, investigador y docente universitario especializado en estudios árabes, han hablado de la difícil situación que está viviendo actualmente la prensa en el mundo árabe y del papel que puede tener Internet. El paisaje dibujado por los dos periodistas, aunque con matices distintas debido a la diferente situación de cada país, es él de una tendencia común en todos los países árabes al recorte de libertad por parte de la política. Una actitud al control y a la opresión que empieza a manifestarse de formas más sutiles, sin necesidad de recurrir a la cárcel, a través de la aplicación de multas muy elevadas, que ahogan económicamente los medios de comunicación más críticos con los gobiernos. El pasado mes de Marzo los ministros de Información de los 22 países miembros de la Liga Árabe han firmado un acuerdo que marca los ‘Princípios y líneas sugerídas para la organización de los canales satélite del mundo árabe’, un documento que muchos observadores internacionales ven como un verdadero ‘código de censura’.

Esta involución general en las políticas de los estados árabes ha llegado después de que la prensa en esa zona viviera su momento de mayor libertad gracias al nacimiento de muchos medios privados y a la presión internacional sobre los estados árabes moderados para hacer efectivo el proceso de democratización en los que la administración Bush llama ‘el gran Oriente Medio’. “Sin embrago – explica Pedro Rojo – la subida al poder de Hamas, el éxito de los Hermanos Musulmanes en Egipto y sobre todo el suavizarse de la presión estadounidense a causa de las tensiones con Irán, han terminado con impulsar de nuevo una línea política muy dura frente a la prensa independiente”.

Tanto Kassem como Miftah han afirmado tener mucha esperanza en la generación actual de periodistas que en muchos países están llevando a cabo una dura batalla para la libertad de información. “Sin embargo en Marruecos las negociaciones entre profesionales de la prensa y gobierno para la redacción de un estatuto liberal llevan tres años y están todavía lejos de cerrarse” ha explicado Miftah.

Kassem ha puesto mucha esperanza en el papel que puede tener Internet en el camino hacia una prensa libre. “Con Internet el problema de la censura pasará definitivamente de moda. Actualmente los gobiernos de los países árabes se enfrentan a una crisis de control, porque no saben reaccionar frente a la multitud de bloggers y a las oportunidades que Internet ofrece a quien quiera ejercer su derecho a la libertad de información” ha dicho el periodista egipcio. Sin embargo, como afirmaba Pedro Rojo, no queda claro el papel que pueda tener Internet en una zona del mundo donde todavía el porcentaje de analfabetas es muy elevado y donde apenas 33 millones de personas sobre un total de casi 340 millones tienen acceso a Internet.

Solicitado por nosotros Miftah ha hablado también del conflicto Saharaui y de la relevancia que tiene en la agenda de los medios marroquíes. “Hay una ligera apertura sobre este tema, cada vez salen más noticias sobre el Sahara – ha explicado el periodista marroquí – Sin embargo sigue siendo un tema muy delicado. Es importante que comprendáis que nadie en Marruecos, ningún medio ni partido político, cree que el Sahara no sea marroquí”. Un tema tabú, que da un valor peculiar a las palabras pronunciadas por los ponentes al principio del debate: “La prensa árabe ha seguido y sigue las mismas etapas, dificultades y maneras de actuar de la prensa occidental”.